www.melillahoy.es

Tribuna Pública

La virgen del Carmen de Melilla Una tradición marinera

Francisco Peinado

martes 23 de julio de 2019, 04:00h
La virgen del Carmen de Melilla Una tradición marinera
Como cada año la asociación de vecinos Hipódromo de la muy caritativa Ciudad Autónoma de Melilla, celebra sus tradicionales fiestas en Honor a la Virgen del Carmen, Patrona de su entidad.

El pasado día 16 de este mes de julio y sobre las 14,00 horas, realizaron entre otros eventos, ya programados y algunos de ellos ya realizados durante la semana, la tradicional paella marinera para todos sus asociados y simpatizantes en sus salones y patio de la entidad, un momento más de convivencia entre antiguos y nuevos residentes de la antigua y la nueva corea.

Invitado por José María Aznar, que preside dicha entidad ya casi más de doce años, compartí con sus asociados/as y simpatizantes, un espacio alegre y familiar, donde nadie es desconocido, su carácter abierto y su simpatía no te lo permiten.

Anteriormente la asociación estuvo dirigida por Miguel Carmona, persona muy vinculada al mar y a la Virgen del Carmen, ya que sus ancestros eran marineros y él durante un largo tiempo también lo fue junto con sus hermanos.

Miguel Carmona”Caruo”, como muchos lo conocíamos, dejo un legado de trabajo, amistad y compañerismo entre sus afiliados/as en el tiempo que comando la entidad del Hipódromo, la cual hoy día es llevada por José María (y muy bien por cierto), siguiendo la línea primitiva de trabajo que dejo su anterior mandatario, y al mismo tiempo incrementando cada año alguna actividad nueva e interesante para sus incondicionales y dándole un aire de frescura junto a los nuevos tiempos de mandato.

El mandatario, tiene nuevas ideas que incorpora a su programa. Hombre con ilusión y ganas prepara cursos, conferencias, campeonatos…, realizando todo aquello que va en beneficio de sus asociados y simpatizantes, contando con todos ellos para una mayor eficacia en lo proyectado, al mismo tiempo que colabora con entidades melillenses.

La asociación en la actualidad tiene unos 250 socios/as y siguen en su curva ascendente, lo cual no está nada mal.

Hace varios años, su presidente José María y su junta directiva, acordaron ponerle al bote donde se traslada la Virgen cada año para ser procesionada el nombre de su anterior presidente Miguel Carmona. Pero decidieron que sería mejor con el apodo de todos conocido “Caruo”, y así le pusieron al bote portador de la Virgen. Hace algún tiempo que Miguel no está con nosotros, aunque creo que su recuerdo sigue vivo y nos acompaña cada año en el de llevar a la Virgen del Carmen en su bote marinero, uno de aquellos donde se embarcaba cada día tantas veces con buenos y malos tiempos, con levante o con poniente, con sus hermanos o acompañados de otros familiares, para traer el sustento a su casa con la vigilancia y protección de La Señora.

Por la tarde y tras la misa en la parroquia de San Agustín y su bendición, fue dirigida a la playa en rezo silencio y sereno por sus porteadores, hombres y mujeres de fe, que llegándoles el agua hasta más allá de la cintura fue depositada en una embarcación de la Comandancia de Mar, encargado de su custodia en su trayecto al mar .

Realizaron un paseo marino por la dársena melillense, donde la Virgen del Carmen instalada en su pedestal y acompañada de un gran número de embarcaciones que sonando sus sirenas que en su honor, abrían camino para el paso de la Reina del Mar. El navegar de la Señora le permitía bendecir las aguas y a sus hijos para protegerlos en sus salidas marineras.

Protégeme Madre mía,
cuando con mi barca
salgo a la mar.

Protégeme Madre mía,
porque sin ti,
es imposible navegar.

Protégeme Madre mía,
y ayúdame a regresar.

La Virgen del Carmen, que acoge bajo su manto a esta asociación y yo diría que a muchos melillenses más, es procesionada cada 16 de julio por sus incondicionales fieles portadores, sintiéndose más arropada si cabe por sus hijos.

Son tradiciones e historia de este pueblo melillense que no se debe olvidar, ni cambiar, la cronología la forjan las personas y estas quedan ahí, para saber cómo vivían nuestros ancestros y aprender de ella.

Mi enhorabuena a un presidente, a su junta directiva y a los antiguos y modernos coreanos/as (si me lo permitís), de una asociación y de un barrio melillense que se desvive por mantener su historia intacta y la enseña al mundo cada día del año, refrescándonos la memoria cada 16 de julio, venerando a la Señora la Virgen del Carmen día a día. Gracias presidente.