www.melillahoy.es

Delegación del Gobierno confirma la llegada de 1.500 borregos peninsulares desde el mes de enero

De los 820 corderos importados en lo que va de julio, murieron 30 una vez en destino que fueron llevados a la incineradora
De los 820 corderos importados en lo que va de julio, murieron 30 una vez en destino que fueron llevados a la incineradora

Sabrina Moh espera que en la reunión de la Ciudad con Agricultura se arroje algo de luz

viernes 26 de julio de 2019, 04:10h
La delegada del Gobierno en Melilla, Sabrina Moh, confirmó ayer que frente a la prohibición de entrada de corderos desde Marruecos, desde el pasado mes de enero se han importado a la ciudad desde la península unos 1.500 corderos, 820 en las últimas semanas para la pascua del sacrificio, a los que restar los 30 que murieron una vez en destino y que fueron incinerados. Reconoció que es la única novedad al respecto porque se desconoce si finalmente podrá emitirse la orden ministerial que permita la entrada de ganado desde el país vecino al existir la alerta por fiebre aftosa.
A preguntas de los periodistas, la representante del Ejecutivo central en la ciudad reiteró lo ya matizado el miércoles, en el sentido de que existe una prohibición por razones de salud pública que impide la entrada de corderos desde Marruecos como consecuencia de la alerta por la declaración de numerosos casos de fiebre aftosa. “La excepcionalidad” venía precisamente de la orden ministerial que permitía este tránsito de forma provisional y con motivo de la pascua en los dos últimos años.
“El año pasado y el anterior sí se emitieron órdenes que permitían el paso, y ya hemos hablado de ello y de por qué no pasaron”. Aseguró que en 2018 se emitió la orden y “no había una prohibición de entrada” de corderos desde el país vecino, “pero el problema estuvo en la autorización que no emitía la Ciudad, cuando hablábamos del matadero como lugar de destino” del animal importado.

De todas formas, desde la finalización del Aid el Kebir, se retomaron los trabajos en aras a buscar que incluso se confeccionara una orden de autorización “plurianual para que todos los años no tuviéramos que estar con dudas”, pero la situación ha cambiado con los nuevos focos de fiebre aftosa. No obstante, manifiesta que se siguen buscando salidas y que de hecho esta semana el presidente de la Ciudad mantendrá un encuentro en Madrid con responsables ministeriales y a su término se conocerá si habrá orden o no.

Importación peninsular
Indicó Moh que al margen del producto marroquí, a Melilla sí está llegando ganado procedente de la península. De hecho, apunta que entre los meses de enero a julio han entrado 1.430 borregos, 820 tan solo en el mes de julio para la pascua del sacrificio, en contraste con la situación de “desabastecimiento” de 2018 cuando en agosto sólo se importaron poco más de 660 cabezas. De los 820 últimos animales que han llegado a la ciudad, unos treinta fallecieron en destino y los cuerpos fueron llevados a la planta incineradora.

Asegura la delegada que en todo este asunto del cordero “nunca hemos mentido” y es más, “no me gusta usar esto como una herramienta política, porque lo cierto es que se ha trabajado duro en aras a solucionar la situación, para evitar que haya enfrentamiento entre ciudadanos y que los musulmanes puedan celebrar la fiesta en paz y tranquilidad”.

Comisión mixta de cooperación
Por otra parte, la delegada confirmó que se dará cumplimiento al anuncio de crear una comisión mixta de cooperación con el Gobierno de la Ciudad Autónoma, para “poder valorar la situación de Melilla”. La idea, mantener encuentros mensuales. Mientras se dan los pasos en este sentido, no cejan los contactos entre ambas administraciones. “Hablamos a menudo y sí que estamos coordinados con la Ciudad Autónoma en todos los temas, no solo con el presidente, sino con los consejeros, porque se mantienen reuniones con Economía, Bienestar Social o Medio Ambiente”.

Moh afirma un aumento de viajeros en la OPE
Sabrina Moh también confirmó que la Operación Paso del Estrecho (OPE) está transcurriendo “con normalidad”, aunque “hay un volumen de vehículos importante” motivado porque “hay barcos con más capacidad y la ocupación suele ser muy elevada”. Sobre las quejas de los vecinos de Astilleros por las colas que se generan en Beni Enzar por los viajeros de la OPE, indicó que es uno de los asuntos tratamos en la Junta Local de Seguridad y que se buscaron alternativas, como utilizar un desvío por circunvalación.