www.melillahoy.es

La Fundación Aliatar realiza su campo de trabajo en Melilla realizando actividades con niños, adolescentes y mayores del centro

Algunas de las voluntarias de la Fundación Aliatar en Melilla
Algunas de las voluntarias de la Fundación Aliatar en Melilla

Montoro: “No vienes a la Gota de leche pensando en todo lo que das sino en todo lo que has recibido”

viernes 26 de julio de 2019, 04:00h
La responsable de proyectos y voluntariado de la Fundación Aliatar, Mª Cruz Montoro, después de llevar unos días realizando el campo de trabajo y estar con los niños y mayores del centro señaló que “no vienes a la Gota de leche pensando en todo lo que das sino en todo lo que has recibido”. Este campamento es posible gracias a la Consejería de Bienestar Social y la participación de 34 personas, siete monitoras de la Fundación y 27 jóvenes de primero y segundo de Bachillerato de Andalucía Oriental.
La actividad que más le gusta a los niños de la Gota de leche es ir a la playa
La actividad que más le gusta a los niños de la Gota de leche es ir a la playa
Mª Cruz Montoro, responsable de proyectos y voluntariado de la Fundación Aliatar, contó a este Diario que el campo de trabajo en la Gota de leche está desarrollando se “muy bien” porque ya están “muy integrados” y han podido incluir actividades de refuerzo y apoyo que les han pedido las adolescentes, un grupo de 20 chicas que residen en el centro.

En cuanto a los grupos, resaltó que están con 50 niños, tanto de casa cuna de 0 a 4 años; chicos de 4 a 10 años, y cerca de 80 chicas de 4 a 13 años y también adolescentes, además de más de 100 mayores con los que realizan dinámicas sensoriales, y han incorporado y adaptado un horario para acompañarlos y llevarlos a misa porque era una de sus peticiones.

Respecto a las actividades, Montoro expuso que se pusieron de acuerdo con la Consejería de Bienestar Social y con el centro porque demandan actividades de “tiempo libre y ocio sano como llevarlos a la playa”. Asimismo, con las niñas manifestó que están en su pabellón haciendo manualidades, piscina y las adolescentes les pidieron que les ayudaran con las asignaturas que habían suspendido y también a hablar el español, un taller de cocina, pulseras o maquillaje.

Sobre qué es lo que más les gusta, respondió que a los niños la playa; a las chicas actividades de manualidades y hablar y los mayores lo que quieren es que estén con ellos y “una de las cosas que nos dijeron es que no pueden sacarlos de paseo, y hacemos psicomotricidad, movimientos para el envejecimiento activo”.

Debido al gran éxito de la Fundación Aliatar en la Gota de leche, Bienestar Social les pidió si podían estar más tiempo y por ello, han creado un segundo turno del 1 al 9 de agosto con dos monitoras y 20 universitarias.

Respecto a por qué los jóvenes deciden dejar sus vacaciones para estar en el campo de trabajo, la responsable expuso que una de las líneas de la Fundación Aliatar es que la gente joven se involucre en “realidades sociales y que les ayude en su crecimiento personal y profesional”. En verano, subrayó que les demandan un campo de trabajo porque la gente joven tiene “una actitud muy positiva a crecer en este ámbito y con cualquier iniciativa se ven luego muy reconfortados de dar su tiempo libre a los demás”.

Sobre qué piensan al decirles que viajan a Melilla, Montoro subrayó que la ciudad es “una gran desconocida”, la gente joven se sorprende, pero cuando le comentamos la necesidad social, se involucran. Además, aseguró que “te haces una idea de la ciudad estando aquí porque después nos vamos encantados de esa interculturalidad”.
“Con esa necesidad social te sientes satisfecho, no vienes pensando todo lo que das sino nos vamos muy satisfactoriamente por todo lo que hemos conocido”, concluyó.

“Me han dado una lección”
Marta Parra, monitora de la Fundación Aliatar, destacó que estos días iban a ser sus vacaciones de verano y ha decidido invertirlas en “dándome a los demás”. Aunque, contó que pensaba que iba a poder aportar “mucho” porque les dijeron que había niños que no habían tenido las “mismas oportunidades”.
“Ellos me han dado una lección, son niños que cada día nos reciben con una sonrisa, no tienen nada y se te olvidan todos los problemas porqué disfrutan con cualquier cosa”, indicó.

Sobre las actividades que más le gustan, Parra sostuvo que “les encanta ir a la playa, que estés con ellos, hemos organizado partidos de basket, de fútbol, sobre todo, las actividades deportivas”. Además, manifestó que ha tenido la oportunidad de estar con las chicas que les gusta “hablar mucho, nos cuentan sus experiencias, les hemos estado enseñando el español y apoyando sus estudios”. Y a los ancianos, cree que “el cariño que le trasmites, les alegra una sonrisa y darles paseos, escucharlos para que te puedan contar anécdotas”.

En cuanto a cómo se va del campamento, contestó que “muy enriquecida y contenta porque piensas que vienes a dar y sales recibiendo más de lo que das”. Dejó claro que está “muy feliz” con toda la gente que ha estado y cree que “este intercambio es muy bonito porque ellos nos enriquecen a nosotros”.