www.melillahoy.es

Save the children se ofrece a colaborar con la Ciudad para acabar con los niños en situación de calle

Encuentro de Glorias Rojas con Andrés Conde y Giulia Sensini de Save the Children
Encuentro de Glorias Rojas con Andrés Conde y Giulia Sensini de Save the Children (Foto: Guerrero)

Proponen, entre otras ideas, reforzar el programa de educador de calle para que “no trate a los menores como colectivo, sino analizar cada caso” de forma individualizada y lograr su entrada en el sistema de protección

sábado 27 de julio de 2019, 04:00h
El director nacional de Save the Children, Andrés Conde, asegura que Melilla “puede acabar con la situación de tener a niños en la calle, y para ello hemos brindado nuestra colaboración con la Ciudad Autónoma para conseguir que estos niños estén o con sus familias o en protección, pero nunca en situación de calle porque no es la salida, mejorando su situación de modo significativo”. El Gobierno local analizará las propuestas de la entidad humanitaria pero buscando una solución en la que prime “el bien superior del menor”, indicó la vicepresidenta Gloria Rojas.
Considera Andrés Conde, director de Save The Children que con el cambio de gobierno en la Ciudad Autónoma hay que “establecer prioridades claras” y aseguró que “es el momento de cambios y de impulsar cuestiones que necesitan progreso”. Explicó que esta ong, que desde hace cien años se encarga de la protección de la infancia en riesgo, tiene “una visión completa de la realidad de los menores extranjeros no acompañados y de los menores en situación de vulnerabilidad social” en la ciudad fruto del trabajo que desarrollan en Melilla con estos colectivos.

En base a ello, dejó de manifiesto que “no es tolerable” que el fenómeno migratorio sea un problema de las dos ciudades autónomas o de las comunidades receptoras, sino que debe promoverse desde el Gobierno central “el desarrollo de la corresponsabilidad interinstitucional, porque la financiación no es suficiente, sino que hay que compartir el desafío de la llegada de menores sin referentes familiares a nuestro país”.

Melilla
A nivel local, ha señalado que la educación “es el mecanismo de inclusión más importante que existe”, de ahí que haya demandado un aumento de las “infraestructuras y de los profesores” para potenciar este mecanismo de integración. También ha incidido en la necesidad de asegurar “la unidad de las familias en el tránsito fronterizo”, evitando separar a los niños de sus progenitores, algo que ocurre en ocasiones por “trámites administrativos”, una medida que va en detrimento de los menores.

Pero sin duda, a la organización lo que más le preocupa es “la situación de los niños de la calle, que son los más vulnerables, porque son los que está en mayor situación de desprotección”. Indicó que son unos 90 o cien, lo que supone “un 10% de los menores que se encuentran en la ciudad, y tiene que ser una prioridad”.

Situación de calle
Aseguró que Melilla “puede acabar con la situación de tener a niños en la calle, y para ello hemos brindado nuestra colaboración con la Ciudad Autónoma para conseguir que estos niños estén o con sus familias o en protección, pero nunca en situación de calle porque no es la salida, mejorando su situación de modo significativo”.

Al respecto proponen el programa de educadores de calle como el camino para “crear vínculos y reintegrarles en el sistema de protección y demostrarles que su medio de solución es entrar en el programa”. Reconocen que son jóvenes que rechazan la institucionalización por diversas razones, pero que actualmente “es un número manejable y junto a la Ciudad se pueden buscar alternativas para que estén” en centros de acogida.

La delegada de Save the Children en Melilla, Giulia Sensini, detalló que las razones que esgrimen para no estar en los centros de protección son varias y “no se puede generalizar, porque a veces son chicos que ya estaban en situación de calle y que siguen manteniendo este estilo de vida que arrastran desde hace tiempo, son chicos que han sufrido traumas enormes y que han visto como única elección vivir en la calle”. En general huyen del sistema de protección porque es algo que desconocen.

La diferencia que propone Save the children frente al programa de educadores de calle en vigor, sería un modelo de colaboración que “no tratara a los menores como colectivo, sino analizar cada caso y encontrar medidas junto a los centros de acogida para que vuelvan al sistema”.

Gobierno
La vicepresidenta Gloria Rojas, indicó que, tras escuchar las propuestas e iniciativas de esta organización, las trasladará tanto al presidente De Castro como al consejero de Bienestar Social.
“Desde luego les he expresado que van a tener nuestra máxima colaboración para solucionar esta situación, pensando siempre en el interés general del menor”, dijo. La consejera apuesta por un abordaje multidisciplinar en el que participe además la Delegación del Gobierno y el Ministerio de Educación.