www.melillahoy.es

El Banco de Alimentos de Melilla no cierra en verano porque “el hambre no tiene vacaciones”

Pedro Paredes, del voluntariado del Banco de Alimentos
Pedro Paredes, del voluntariado del Banco de Alimentos

Se han superado los objetivos propuestos para 2019 de repartir 230.000 kg de alimentos no perecederos a 14 entidades benéficas que atienden a cerca de 5.000 personas

domingo 28 de julio de 2019, 04:00h
Pedro Paredes, miembro del voluntariado del Banco de Alimentos de Melilla (BAM), deja de manifiesto que la entidad no echa el cierre en verano por la sencilla razón de que “el hambre no tiene vacaciones”, y, por tanto, la labor que lleva a cabo continúa al cien por cien buscando atender las necesidades de los colectivos más vulnerables. Afirma Paredes que en lo que va de año, ya se han superado los objetivos de este 2019, en cuanto a que se han atendido a cerca de cinco mil personas a través de las catorce ongs que se nutren de la ayuda del Banco.
  • ¿El Banco de Alimentos de Melilla cierra sus puertas durante los meses estivales?
  • El Banco de Alimentos no cierra el verano ya que “el hambre no tiene vacaciones”. Por lo tanto, la nave situada en el Polígono Sepes Calle La Dalia, nº 39 sigue a disposición de los beneficiarios que atienden nuestras entidades benéficas, y el banco sigue recibiendo alimentos, clasificándolos y poniéndolos a disposición.
  • ¿Con qué recursos cuentan para poder prestar esta importante labor social?
  • Los 55 bancos de alimentos repartidos por todo el territorio nacional se abastecen de 3 fuentes: A través de la Unión Europa y los llamados FEGA (Fondo Español de Garantía Agraria); de Excedentes industriales, y de donaciones a través de Operaciones Kilo, Gran Recogida, etc. En este último caso es necesario que los ciudadanos sigan colaborando con el banco aportando alimentos especialmente infantiles que son los más demandados.
  • Al atender a un colectivo tan heterogéneo de personas en situación de vulnerabilidad, la labor del Banco es complementaria a la que realizan los servicios sociales. ¿Cómo catalogaría las relaciones con la Ciudad Autónoma en este sentido?
  • La relación con los servicios sociales de la Ciudad es muy estrecha. La información es muy fluida teniendo conocimiento la Administración Pública del listado de beneficiarios y los pormenores de cada asociación de reparto. Las trabajadoras sociales de la Consejería visitan la nave y observan el trabajo diario que se lleva a cabo. Por nuestra parte, tenemos un contacto permanente con las entidades colaboradoras conociendo sus dificultades, visitando sus almacenes de alimentos y atendiendo de manera inmediata las nuevas incorporaciones de familias necesitadas que se presentan.
En este sentido disponemos de un equipo compuesto de una Trabajadora y una Integradora Social. Me gustaría insistir en que cualquier familia necesitada puede ponerse en contacto con nosotros o con los servicios sociales de la Consejería y le atenderemos inmediatamente.
  • ¿Cómo se viene desarrollando este 2019 en lo que se refiere al reparto de alimentos?
  • A mitad de año se han superado los objetivos propuestos para este 2019 de repartir 230.000 kilos de alimentos no perecederos a 14 entidades benéficas que atienden a cerca de 5.000 personas.
  • ¿Qué nuevas metas y mejoras se ha marcado el banco para los próximos meses?
  • Con la visita del presidente de Fesbal Juan Vicente Peral a Melilla, nos hemos planteados nuevos retos. El primero, recibir y poner a disposición alimentos perecederos especialmente frutas como pueden ser plátanos de Canarias o cítricos. También poder repartir artículos de higiene básica como pasta dentífrica, pañales, gel de baño, etc. La fecha de inicio de este reparto de alimentos frescos dependerá de las campañas hortofrutícolas, pero sí que estamos ya en el listado de beneficiarios.
  • Por último, ¿satisfechos con la labor que desarrolla el Banco en Melilla?
  • Sí, estamos muy ilusionados y trabajando duro pues nunca antes se habían repartido tantos kilos anuales. La pobreza y el despilfarro tiene un serio enemigo con el Banco de Alimentos.