www.melillahoy.es
Tras colocar un 'cebo' en la puerta de atrás, Eduardo de Castro salía por la puerta principal a la carrera entre las personas que llegaban en esos momentos a los juzgados y se introducía en un coche particular que le esperaba en la calzada con el motor arrancado
Ampliar
Tras colocar un "cebo" en la puerta de atrás, Eduardo de Castro salía por la puerta principal a la carrera entre las personas que llegaban en esos momentos a los juzgados y se introducía en un coche particular que le esperaba en la calzada con el motor arrancado

El presidente de Melilla entra por la puerta de atrás y sale corriendo para evitar su foto en el juzgado como investigado por falsificación y delito electoral

“Ustedes buscaban la foto y yo se los he querido poner difícil” ha admitido Eduardo de Castro a los periodistas en una posterior rueda de prensa

lunes 29 de julio de 2019, 14:11h
El presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Eduardo de Castro (Ciudadanos), ha entrado a primeras horas de este lunes en la sede de los juzgados por la puerta de atrás y tras declarar ante el juez en calidad de investigado por la presunta falsificación de la lista electoral de Cs en las elecciones del 26 de mayo, ha salido corriendo por la puerta principal mientras situaba a sus escoltas como “cebo” por la puerta de atrás, para evitar que se tomara su imagen en los tribunales.
En una rueda de prensa posterior, para hablar de otros asuntos, Eduardo de Castro ha admitido que ha jugado al despiste con los medios de comunicación “porque ustedes buscaban mi imagen entrando y saliendo de los juzgados y yo os lo tenía que poner difícil” al sostener que detrás de esta situación “está Vox, que miente más que habla”.

Eduardo de Castro llegó a los juzgados a las 08.20 horas, diez minutos antes de su citación, y mientras todos los periodistas hacían guardia desde las 08.00 en la puerta principal, el presidente melillense accedió por la puerta de atrás, la de entrada al Registro Civil, que no abre al público hasta las 09.00 horas.

“USTEDES QUERÍAN LA FOTO”
Tras media hora declarando ante el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Melilla como investigado por los presuntos delitos de falsificación de documentos y delito electoral, De Castro volvió a despistar a los medios colocando a sus dos escoltas por la puerta de atrás así como su coche oficial mientras él salía por la puerta principal a la carrera entre las personas que llegaban en esos momentos a los juzgados y se introducía en un coche particular que le esperaba en la calzada con el motor arrancado.
“Yo les voy a decir una cosa: ustedes buscaban una foto, normal, y como el que salgo en la foto soy yo, y como esto es una jugada de otro partido, no se lo he querido poner fácil” ha admitido el presidente melillense en una posterior rueda de prensa cuando fue preguntado por los periodistas por su actitud esquiva con los medios.

Según el representante de Cs “detrás de ustedes hay alguien que ha movido esto y quería la foto” ha indicado en referencia al aviso que hizo Vox de esta declaración judicial. “Yo comprendo que ustedes hacen su trabajo y yo no quería la foto” ha admitido.

NIEGA TRATO DE FAVOR DE JUSTICIA
Ante las acusaciones de Vox de haber recibido un trato de favor del Ministerio de Justicia por permitírsele entrar por la puerta del Registro Civil para esquivar a los periodistas, cuando aún estaba cerrada al público, De Castro ha respondido que “he llamado a la puerta y me han abierto. En los juzgados se entra por la puerta principal, por la de atrás, por el garaje… eso es intrascendente” ha dicho.

La primera autoridad melillense no ha querido dar detalles de su declaración. “Yo he respondido a lo que me ha preguntado el juez y por respeto al juzgado, tengo que callarme”. En su declaración, Eduardo de Castro ha evitado responder a las preguntas de la acción popular que representa en esta demanda Vox Melilla.

El partido de Santiago Abascal ha acusado al único diputado de Cs, que gobierna Melilla gracias al apoyo recibido en el pleno de constitución de la Asamblea por los ocho diputados de Coalición por Melilla (CPM) y los cuatro del PSOE, por la presunta comisión de sendos delitos de falsificación de documentos y fraude electoral por la supuesta inclusión en la candidatura de personas "sin su consentimiento" o "falsificando sus firmas".