www.melillahoy.es

El Aeropuerto de Melilla celebra este 31 de julio sus primeros 50 años de historia viva

Terminal melillense, con su terraza exterior
Terminal melillense, con su terraza exterior

Medio siglo después, la infraestructura afronta un año de continuos crecimientos, con casi 200.000 pasajeros y más de 4.500 operaciones en el primer semestre

miércoles 31 de julio de 2019, 04:00h
El Aeropuerto de Melilla cumple hoy 50 años. El 31 de julio de 1969, a las doce y media de la mañana, aterrizó en el luminoso Aeropuerto de Melilla el avión que realizaba el vuelo inaugural. Transportaba al entonces ministro del Aire, José Lacalle Larraga, acompañado del jefe de la Región Aérea del Estrecho, Ángel Salas; el subsecretario de Aviación Civil, Carlos Pombo Somoza, y los directores generales de Infraestructura, Federico Noreña, y de Navegación y Transporte Aéreo, Emilio O’Connor.
El aparato, un bimotor Twin Otter de la compañía Spantax, destinado al nuevo servicio desde el 1 de agosto, realizó el vuelo desde Málaga en apenas 50 minutos. Despegó a las 11:36 y tomó tierra a las 12:26 horas. Su tripulación estaba formada por los pilotos José Masip Camps y Ángel Escobar Ortega y la azafata Cristina Rodríguez.

Inauguración
Con este vuelo, se declaró el Aeropuerto de Melilla abierto al tráfico civil, nacional completo e internacional de pasajeros. Con la puesta en servicio del aeropuerto, la compañía Spantax inició los vuelos comerciales desde Málaga, con una frecuencia de tres vuelos diarios.

La adquisición de los terrenos para el aeropuerto había tenido un coste de cuatro millones de pesetas y para su construcción había sido necesario remover más de 160.000 metros cuadrados de superficie entre las pistas de vuelo y rodadura.

El edificio terminal disponía de instalaciones para la jefatura del aeropuerto, servicios técnicos y administrativos, de policía, de aduanas, un restaurante-cafetería, equipos de megafonía, dos despachos para compañías aéreas, aire acondicionado, una amplia terraza y dos pérgolas para 200 personas y un aparcamiento para cien coches. Como ayudas a la navegación, el aeropuerto contaba con un radiofaro en Rostrogordo y una radiobaliza instalada en las proximidades de la Sociedad Hípica.

Mejoras
A partir de entonces, la infraestructura ha ido creciendo y adaptándose de forma progresiva. En 1974 se realiza la ampliación de la pista de aterrizaje y el aeropuerto recibe sus primeros vuelos no regulares. En 1977 se moderniza la terminal de mercancías y, en octubre del año siguiente, se amplía el servicio de aduanas del aeropuerto, con lo que queda abierto al tráfico internacional de mercancías.

En agosto de 1981, se pone en servicio la ampliación del edificio terminal, que duplica su capacidad anterior. La compañía Spantax es sustituida por Aviaco. En 1982, la pista se vuelve a ampliar y en 1984 se hace lo mismo con la plataforma de aeronaves.

En 1992, la compañía Binter Mediterránea sustituye a Aviaco en la línea con Málaga. En abril de 1993, se termina una nueva ampliación del edificio terminal de pasajeros, al tiempo que se inicia la ampliación de la pista de vuelo. En marzo de 1995, se inauguran las nuevas instalaciones, y en el año 2002, se inauguró la nueva torre de control.

En febrero de 2005, se puso en servicio la ampliación del campo de vuelos, que hizo necesario, además, el soterramiento de la carretera de acceso al aeropuerto, para lo que se construyó un túnel de 240 metros de longitud. Posteriormente, el aeropuerto experimentó hasta hoy una profunda renovación de sus instalaciones con la ampliación del aparcamiento público y el edificio terminal de pasajeros, la renovación de la terminal de carga y la construcción de un nuevo bloque de oficinas técnicas de Aena y una nueva central eléctrica.

Presente
Medio siglo después de que aquel 31 de julio se establecieran los servicios aéreos de la compañía Spantax, en nombre de Iberia, el Aeropuerto de Melilla afronta un año con uno de los mejores registros de pasajeros de su historia y conexiones con nueve destinos: Madrid, Barcelona, Málaga, Sevilla, Granada, Almería, Palma de Mallorca, Gran Canaria y Ceuta. La evolución ha sido exponencial en términos de tráfico y esto ha propiciado una progresiva transformación de la infraestructura, puerta de entrada de más de 340.000 personas al año.

La infraestructura melillense avanza en 2019 por la misma senda de crecimiento del año anterior. De hecho, las cifras de tráfico del primer semestre consolidan la pujanza con incrementos porcentuales de dos dígitos: un 24,6% más de viajeros y un 19,9% más de movimientos en comparación al mismo periodo del año anterior.

En términos absolutos, entre enero y junio, casi doscientos mil pasajeros (197.765, concretamente) usaron la infraestructura de la Ciudad Autónoma, trasladándose en 4.598 vuelos.

Con el objetivo de conmemorar su 50 aniversario, el aeropuerto desplegará un programa de actividades, que se intensificará tras el verano.

Dentro de esta planificación, se han previsto acciones externas, para poner de relieve el vínculo con el territorio, e internas, dirigidas a los trabajadores del aeropuerto, piezas fundamentales del proyecto común que representan.

Se trata de exposiciones, conferencias, visitas escolares o jornadas dirigidas a acercar la infraestructura a la sociedad melillense, como la de puertas abiertas para aficionados a la fotografía aeronáutica, celebrada el pasado 23 de junio, pendiente del fallo del concurso a la mejor imagen de la cita.
Vuelo inaugural
Vuelo inaugural