www.melillahoy.es

Agricultura deniega el PIF y el Gobierno local espera “salvar” la pascua con cordero peninsular

Mohamed Mohamed Mohand, viceconsejero de Servicios Sociales
Mohamed Mohamed Mohand, viceconsejero de Servicios Sociales (Foto: Guerrero)

Indica el viceconsejero Mohand que acudir al contencioso administrativo no es denunciar al Ministerio, aunque así lo interprete Aberchán del que aclara que “no forma parte del Gobierno”

miércoles 31 de julio de 2019, 04:00h
El viceconsejero de Servicios Sociales y Salud Pública, el socialista Mohamed Mohamed Mohand, anunció ayer que el Ministerio de Agricultura ha denegado el permiso para instalar un PIF para permitir la entrada de corderos marroquíes. Espera que, con la llegada de ganado peninsular, se pueda “salvar este año el Aid el Kebir” al margen de lo que resuelva el Contencioso Administrativo sobre si la legislación en materia sanitaria a aplicar en Melilla debe ser la nacional o la comunitaria. Afirma que en ningún caso es una denuncia como mantiene Mustafa Aberchan, al que recuerda que no formar parte del Gobierno de la Ciudad.
En declaraciones a la prensa, reconoció el socialista que tal como esperaban, el Ministerio de Agricultura ha denegado la instalación de un PIF (Puesto de inspección fronterizo) para permitir la entrada de corderos de cara a la pascua, alegando como motivo los brotes de fiebre aftosa confirmados en Marruecos y “el peligro que puede suponer un brote en la ciudad para la ganadería española por extensión”.

Dejó de manifiesto que existen “discrepancias considerables” entre la Ciudad Autónoma y el Ministerio sobre la legislación a aplicar en Melilla, de ahí que si se acude al Contencioso Administrativo “no es para denunciar a nadie”, sino para elevar una pregunta y que se aclare, en materia de sanidad, si debe imperar la normativa nacional o la comunitaria.

El viceconsejero no comparte la interpretación del presidente de CPM que ve en la vía del contencioso una denuncia contra el Ministerio. Tampoco entiende que esto pueda interpretarse como discrepancias entre los socios del Gobierno de la Ciudad Autónoma, entre otras cosas porque “Mustafa Aberchán no forma parte del Gobierno”.

Una fiesta de todos
Mohamed Mohand, que reconoció que cuando llegue la respuesta ya habrá pasado la pascua del sacrificio, manifestó que todas estas acciones “ponen de manifiesto los esfuerzos de este Gobierno por solventar la problemática que año tras año” se viene dando en el tema del borrego, y afirmó que la diferencia es que mientras el PP el pasado año, a través de la exconsejera Paz Velázquez, “le decía a la comunidad musulmana que se marchara de su tierra, nosotros intentamos buscar una solución”.

Apostilló que el Gobierno “es incansable a la hora de solventar esta problemática y se hacen esfuerzos como el viaje que hicimos a Madrid para tener una reunión con el Ministerio, cosa que no hizo antes el Gobierno local”. Pero además “hemos solicitado el PIF y llevado la cuestión al Contencioso Administrativo y es porque entendemos que el Aid el Kebir es una fiesta de todos los melillenses, que celebran de forma activa el cincuenta por ciento de los melillenses y que no debemos abandonarla, sino lucharla hasta el final”.

Ganaderos
Indicó el viceconsejero que ha reunido con los empresarios de las cuatro explotaciones ganaderas, los cebaderos, que operan en Melilla, “para conocer la situación”. Dijo que se sabe que está llegando ganado desde la península para la pascua del sacrificio, que se estima que sean más de tres mil, y quiso salir al paso de los rumores sobre la muerte de 30 corderos llegados hace una semana. Explicó que pertenecían a una remesa de 600 cabezas, que murieron por asfixia, según los veterinarios. Los animales venían de Huesca, “en plena ola de calor, en el fondo de un camión que estaba en el fondo del barco y las pérdidas contabilizadas entran dentro de la ratio de normalidad”. “Las razones no son paranoicas porque algunos piensan que estamos a punto de la Guerra Mundial Z por este tema, pero no, la causa ha sido por asfixia según muestra el informe empírico de los veterinarios”, añadió.

Preguntado si la legislación permite a los cebaderos poder vender directamente a los ciudadanos, reconoció desconocer este dato y que realizará la consulta oportuna.

Salvar la pascua
Espera que, con la llegada de ganado foráneo, se pueda “salvar este año el Aid el Kebir y se celebre como con normalidad y cómo se pueda, porque tenemos la negativa del Ministerio y el contencioso no dará tiempo, por lo que la solución pasa por el ganado peninsular”. Aseguró que ha hablado con sus homólogos de la ciudad de Ceuta sobre esta problemática que “afecta a las dos ciudades y los ceutíes están en los mismos términos que nosotros”.

En cuanto al 12 de agosto, día del Aid, la Ciudad Autónoma va a instalar “puntos de sacrificio temporal, lo que el año pasado se denominaban carpas, en distintos puntos de la ciudad aún por determinar”. Se trabaja ya en el utillaje que dispondrán, así como en el montaje, la limpieza y el servicio de veterinario que controlará las instalaciones, “es decir, que estamos trabajando a pesar de todos los escollos que estamos encontrando para que el día de sacrificio se haga con la mayor paz social posible”.

De cinco mil a menos de dos mil sacrificios en tres años
Indicó Mohamed Mohand que, dado que muchos melillenses se marcharán a celebrar la pascua en Marruecos, que con tres mil borregos podría considerase que la ciudad está abastecida; en especial cuando mantiene que siempre se han sacrificado tres mil cabezas.

Sin embargo, la hemeroteca recoge, siempre con datos aportados por el Gobierno de la Ciudad Autónoma, que la media de animales sacrificados en Melilla entre 2010 y 2015 ha sido de cinco mil, y que fue a tenor de la declaración de la fiebre aftosa en Marruecos en 2016 cuando la cifra se redujo considerablemente, hasta rozar los tres mil.

En 2010, fecha en la que el Aid el Kebir pasó a ser una jornada festiva en el calendario laboral melillense, se sacrificaron 5.487 corderos. En 2011, la cifra se redujo a 4.822, pero en 2012 se elevó a 5.270. En 2013 pasó a ser de 4.900, pero en 2014 fueron casi cinco mil y en 2015 se llegó a los 4.800 animales sacrificados. En 2016, con la alerta por fiebre aftosa, el total de animales sacrificados fue de 2.900; pasando a dos mil tan solo en 2017 y a menos de 2.500 en 2018.