www.melillahoy.es

Iván Grande: “Me gustaría que los melillenses se sintieran orgullosos de su aeropuerto”

Iván Grande, director del aeropuerto
Iván Grande, director del aeropuerto

El director de las instalaciones aeroportuarias destaca que con la incorporación de las OSP el incremento de pasajeros “ha sido de los más altos de la historia del aeropuerto”

miércoles 31 de julio de 2019, 04:00h
El director del aeropuerto de la ciudad, Iván Grande, invita a los melillenses a conocer y disfrutar de estas instalaciones que hoy cumplen medio siglo de vida y muestra el deseo de que “se sientan orgullosos” de un aeródromo que ha contribuido a la modernización de la ciudad y a la calidad de vida de los melillenses. Anuncia que octubre se desarrollarán las actividades que están proyectando con ocasión de este cincuenta aniversario, al tiempo que adelanta que en los próximos cuatro años se acometerán diferentes mejoras en las dependencias aeroportuarias.
  • ¿Qué supone para Melilla disponer de un aeropuerto y que estas instalaciones cumplan 50 años a pleno rendimiento?
  • Es un motivo de alegría y también de satisfacción. Una instalación que cumpla ya 50 años y que nos permita viajar a la península con la alta conectividad que tenemos ahora, con hasta nueve rutas en verano, es motivos de alegría, satisfacción y orgullo.
  • ¿La puesta en marcha de estas instalaciones en 1969 representó un revulsivo para la ciudad?
  • El aeropuerto es una infraestructura vital. El hecho de que en cincuenta minutos puedas viajar a Málaga y en poco más de hora y media a Madrid, supone una mejora de la calidad de vida de los melillenses, porque hace que puedan viajar por trabajo, por ocio e incluso para ver a familiares, y encontrarse con personas en la península cuando antes había que coger un barco obligatoriamente, con travesías de más de seis horas, con lo cual supone una ventaja sobre todo en tiempo y en ahorro económico también muy importante.
También contribuyó a romper esa sensación de vivir en una isla que comentan los melillenses. Esa conectividad que disponemos ahora forma parte, asimismo, de esa vertebración territorial que tantas veces se habla y que para Aena es tan importante a la hora de gestionar, prácticamente, la totalidad de los aeropuertos españoles.
  • Hablando de conectividad, ¿qué incidencia ha tenido la incorporación de las líneas OSP a Sevilla, Almería y Granada?
¬-El incremento ha sido de los más altos de la historia del aeropuerto. En los seis primeros meses de 2019 se ha experimentado un crecimiento del 24,6% en el número de pasajeros, que es un porcentaje altísimo, y del 19,9% en movimientos, con lo cual estamos hablando de cifras de crecimiento altísimas para lo que es habitual en un aeropuerto.
  • ¿Cómo siguen los planes de mejora de las instalaciones del aeropuerto?
  • Sigue en pie la idea de poder poner una terraza abierta a la pista como la que existía cuando se inauguró el aeropuerto. Nos hubiese gustado tenerla ya, pero por problemas de proyecto, el tema se ha dilatado en el tiempo, pero sigue adelante. La idea es que a lo largo de 2019 esa terraza de la cafetería esté ejecutada.
Además, a cuatro años vista, hay muchas ideas que llevar a cabo e inversiones a materializar. Entre ellas se incluye una importante remodelación de los viales de acceso y de la urbanización de la zona pública del aeropuerto. Asimismo, pensamos seguir remodelando y mejorando la calidad del edificio terminal en todas sus salas, y hay una propuesta muy importante para mejorar la pista.

No olvidamos el proyecto del ‘Kiss and fly’, que se hará junto con estas actuaciones de urbanización de la zona pública. La idea es que sea un espacio donde el viajero pueda estacionar un par de minutos el vehículo, despedirse de la persona que vaya a volar e irse con comodidad. No es algo complicado.
  • ¿Viajamos mucho los melillenses?
  • Sí, considerando la población que tiene Melilla, en torno a los ochenta mil habitantes, el aeropuerto este año se va a mover en cifras de 400.000 pasajeros, con lo cual se confirma que el melillense viaja y, además, por avión.
  • ¿Qué mensaje le gustaría trasladar a los melillenses, con ocasión de este cincuenta aniversario?
  • Me gustaría que los melillenses se sintieran orgullosos de su aeropuerto y que viajen, y disfruten, que al final es de lo que se trata, el tener un medio de transporte seguro y eficaz para que viajen.
  • ¿Qué se ha previsto para conmemorar el cincuenta aniversario?
  • Estamos pensando, en la primera semana de octubre hacer un acto institucional con las autoridades locales, y luego habría distintas actividades lúdicas para el público en general y pasajeros. Tenemos previsto montar un escenario con ciertas actuaciones, bailes, entrega de premios, concursos que hemos hecho y todo esto completado con ciertas exhibiciones como una de aves, una exposición de fotografías del 50 aniversario, y una recopilación de las fotos del concurso que hemos organizado por esta celebración.
  • Al margen de los concursos, ¿de qué forma se busca implicar a la población melillense en esta efeméride?
  • Nuestra idea es que participe de estos eventos la población de Melilla, porque el aeropuerto es de todos los melillenses. Hay un concurso de dibujo infantil para que participen, que se entregarán en octubre, como el del certamen de fotografía e incluso nos planteamos organizar un concurso de repostería. Todo esto se haría, en principio, en las instalaciones del aeropuerto o con colaboraciones puntuales en otros espacios.
  • ¿Cuáles considera que han sido los grandes hitos del aeropuerto?
  • En primer lugar, la creación del propio aeropuerto en 1969 y después ha habido importantes ampliaciones de pistas y de plataforma, desde la de 1974, la de 1982, y la más importante de 2005 incluyó ampliación de pista y un túnel de 240 metros bajo ella. Ese mismo año se remodeló el edificio terminal, y se crean distintos edificios de servicios que le dan al aeropuerto una capacidad en cuanto a la potencia de sus instalaciones muy importantes, como son el bloque técnico, una nueva central eléctrica y una torre de control.
  • También se han vivido en estos años momentos difíciles, como los accidentes aéreos de finales de los años 90.
  • No los he vivido, pero un accidente aéreo es lo peor que le puede pasar a una instalación como un aeropuerto. La normalidad es que los vuelos entren y salgan y no haya prácticamente incidencias o que al menos no se perciban por el pasajero. Un accidente aéreo es la peor circunstancia que le puede pasar a un aeropuerto y esperemos que no se vuelva a repetir.
La mejora de las instalaciones y los servicios es una constante. Una de esas vías de actuación es la conservación y preservación de la seguridad en las operaciones de las aeronaves, y para ello se hacen continuas inversiones en las instalaciones eléctricas, sistemas de navegación, ampliaciones de pistas, y otras encaminadas a mejorar los servicios que se prestan a los pasajeros. La prioridad absoluta y primera siempre es la seguridad en las operaciones aeronáuticas. En cuanto a la ayuda a la aproximación aérea, Aena sigue haciendo las pruebas para la implementación de la aproximación en base al VOR y esperamos que en 2020 ya pueda estar operativo.