www.melillahoy.es

La perspectiva de Nezar

 Por una pequeña feria de ganado ovino en Melilla

Por una pequeña feria de ganado ovino en Melilla

Nezar S. Fernández

jueves 01 de agosto de 2019, 04:00h


Después de leer y escuchar noticias y a conciudadanos hablando sobre el tema de la importación de corderos de Marruecos y de su ilegalización en el ámbito de la Fiesta del Sacrificio. Creo que es necesario escribir unas palabras que hagan referencia al tema. Porque si bien es cierto, que, a simple vista, el asunto carece de importancia. Dadas las circunstancias y las sensibilidades que existen en una ciudad como Melilla, sí lo considero importante.

Desde mi perspectiva, la solución al problema no radica solamente en que los ganaderos o carniceros melillenses traigan más corderos de la Península, sino de una nueva toma de conciencia de la población musulmana al respecto. En primer lugar, está la sanidad. Marruecos, y todos lo sabemos, no reúne las condiciones sanitarias necesarias para que su carne sea consumida en la Unión Europea, al menos de forma industrial, es decir, en grandes cantidades. Y eso es algo que tenemos que tener en cuenta tanto musulmanes como no musulmanes.

En segundo lugar, es precisamente la población musulmana la más vulnerable socialmente. Es precisamente aquella que sufre mayor absentismo escolar, riesgo de exclusión social, desempleo, etc. Y precisamente por eso, es también aquella que se beneficia en mayor proporción de las ayudas del Estado español. Pero tengamos en cuenta que el Estado no saca el dinero gratis...El dinero no le llueve del cielo, el Estado tiene el dinero que recauda de los contribuyentes. Y los ganaderos españoles aportan sus impuestos. Lo que no puede ser es que seamos los musulmanes quienes reclamemos comprar corderos de Marruecos a ganaderos que no aportan nada a la hacienda española y después ir a Bienestar social, al Hospital, al Colegio y a todos los servicios sociales que ofrece España y servirse de ellos. En el Islam cada derecho tiene un deber y ambas cosas una responsabilidad.

En tercer lugar, tengo entendido que de los ochocientos corderos que han llegado a Melilla, han muerto treinta. No es de recibo que seamos tan exquisitos con las enfermedades del ganado ovino del país vecino, cuando no lo somos con el transporte de los animales en el nuestro, causándoles la muerte...Eso no es así.

Y dicho esto, y dejando tantas puntualizaciones, creo en mi humilde opinión, que la Fiesta del Sacrificio, debería de ser un acontecimiento en Melilla en el sentido más amplio, máxime cuando hay un gobierno transversal en la ciudad. Creo que lo lógico sería que el actual gobierno acordase con ganaderos peninsulares la fórmula de financiar el transporte de esos animales y su estancia en la ciudad durante la semana que precede a la Fiesta para la creación de una feria del ganado ovino en Melilla, poniendo una o varias carpas en lugares apropiados, donde en cada parcela de las mismas sean ellos quienes pongan libremente el precio de su ganado , facilitando así la competencia y la adquisición de los corderos a un coste más económico. Además de estantes en la ciudad donde se vendan diferentes tipos de productos artesanales derivados del ganado ovino...Artesanías de lana, queso, etc., etc.

La Fiesta del Sacrificio es una sunna islámica, pero en Melilla es un día festivo y pienso que debemos hacerla atractiva a todos los melillenses. Porque, desde mi perspectiva, no se gobierna para una parte de la población, sino para todos los ciudadanos.