www.melillahoy.es

Vox alerta sobre el posible riesgo sanitario de la entrada “indiscriminada” de ambulancias desde Marruecos

Jesús Delgado, presidente de Vox en Melilla
Jesús Delgado, presidente de Vox en Melilla

Afirman que la Delegación del Gobierno es la que debe fijar los límites, en especial cuando el país vecino sigue con su política de asfixia económica de la ciudad

sábado 03 de agosto de 2019, 04:00h
El presidente de Vox Melilla, Jesús Delgado, alertó del alto riesgo que puede suponer para la salud pública de los melillenses la entrada “indiscriminada” de ambulancias del país vecino, sin que se conozca previamente la patología del paciente de turno. Indica que en el mes de julio han entrado treinta ambulancias con pacientes de distinta patología, una de ellas con una persona que falleció en el trayecto.
En declaraciones a la prensa, Delgado Aboy, indicó que según los datos a los que han tenido acceso, durante el pasado mes de julio han pasado por la frontera treinta ambulancias con pacientes del país vecino, entre ellos una persona que falleció en el camino, por lo que alerta de que “no sabemos qué es lo que entra por las ambulancias”.

Considera que en este asunto “la Delegación del Gobierno está haciendo dejación de funciones brutal”, porque afirma que en ninguna otra frontera del mundo se produce una “entrada indiscriminada de ambulancias sin saber qué entra y eso es muy peligroso”.

Afirmó que Delegación responsabiliza al 061 de esta entrada de pacientes marroquíes “cuando los compañeros lo que hacen es acudir a una llamada y realizan una gran labor con los medios que tienen”. Se pregunta el presidente de Vox “qué nos está llegando en estas ambulancias, porque no hay que olvidar que ha habido brotes de ébola en África, y lo que decimos es que debemos tener un ángel de la guarda que nos protege y evitar que nada pueda repercutir sanitariamente en los melillenses”.

Delgado Aboy, que anunció que pretenden dar una rueda de prensa monográfica sobre el tema sanitario en la ciudad, dijo que, al margen de las ambulancias, también se ha incrementado “de forma brutal” el número de mujeres marroquíes que acuden a Melilla para dar a luz.

Esta atención sanitaria a marroquíes está “produciendo un detrimento de la calidad asistencial de los melillenses y no hay que permitirlo”, en especial cuando señala que Marruecos impide a las ambulancias melillenses entrar en su territorio para socorrer a cualquier melillense accidentado. A esto hay que sumar que Marruecos “cierra cada vez más la frontera, provocando que se colapse nuestra economía, perjudicando a los comerciantes y a la población, pero nosotros somos permisivos y dejamos que entren las ambulancias”.

El estado de la biblioteca pública, un reflejo del gobierno de la Ciudad
Por otra parte, Delgado Aboy afirmó que la situación de la biblioteca pública “es un reflejo de la situación del Gobierno” y asegura que precisa de “un plan de choque de mantenimiento”, en especial por ser un centro desde el que contribuir a la formación de los jóvenes. Recordó que, según el Ministerio de Educación, “solo una parte de los alumnos melillenses llega a Bachillerato y sólo unos pocos cursan estudios universitarios”. A esto añade que “son preocupantes” las cifras de fracaso y abandono escolar en Melilla y que en 2010 rozaban el 50% de los alumnos matriculados.

Afirma que la biblioteca necesita de una ampliación de horarios, así como de una adecuación de personal y materiales, y asegura que “hasta ahora no ha funcionado bien”. Se pregunta por qué cuenta, entre el personal, con “un subalterno que no es funcionario y por qué no se ofrece a los funcionarios acogerse a un turno de noche para atender la biblioteca”. La consecuencia de ello, es que los horarios especiales se cubren con empresas externas y si a esto se suma las trabas que dice se ponen a aumentar las salas y servicios de la biblioteca, “el fracaso escolar estará garantizado”.

Por todo ello, Vox propone al Gobierno local que elabore un estudio sobre las necesidades reales de la población estudiantil que utiliza estas instalaciones, ampliar los horarios del centro en época de exámenes, e invertir en capital humano.

Afirma que las actuales dependencias de la biblioteca son insuficientes y entiende que un centro de este tipo no debe limitarse a ser “un lugar de almacenamiento del conocimiento, sino un lugar para incentivarlo”. Propone buscar otras ubicaciones en la zona centro para ampliar las salas de estudio y consultas. Indica que se podría destinar a estos fines el antiguo edificio de Correos, en el que compartir espacios con otros fines docentes.