www.melillahoy.es

Buenos días

 ¿A quién me refiero?

¿A quién me refiero?

Andrés Hernández

sábado 03 de agosto de 2019, 04:00h



“En realidad no se trata solo de hacer las cosas. Primero hay que saber que se debe hacer”. Digo esto de palabras y la realidad lo demuestra con hechos. En Melilla, de un tiempo a esta parte: “ese tiempo llamado libertad”, en cuyo nombre, se han cometido una serie de atropellos urbanísticos de otras especialidades, los cuales han dado una imagen bien clara, de la oscuridad mental de esas otras “imágenes”, que argumentando el slogan de la “mayoría”, se han alzado y se siguen alzando ,sobre la tarima que las mismas se han construido, para hacer creer, que levantándose un palmo sobre los demás, ya les da, no solo derecho, sino también razón, facultad, autorización, privilegio y capacidad, para deteriorar, no solo lo que NO les pertenece, sino todo aquello, que creen LES RESPONSABILIZA.
Quedarse con lo que no les pertenece, solo tiene una definición: Ladrón. Pero adueñarse, de lo que dicen: Les responsabiliza”, eso se denomina “Corrupción enmascarada con la autodefensa del poder”
O sea, que el poder, deja de ser poder, para convertirse en un sicario a la orden de una tranfullero, el cual, de lo que menos puede alardear, es precisamente, de ser “responsable” Mucho menos cuando esa responsabilidad afecta a un bien publico
Estas “señoras” y señores”, que han entrado en los “partidos”, como Pedro por su casa, teniendo a Pedro como amigote, chanchullero y sota del capote, suelen aprenderse algo del Caton de su “jefe o presidente” que repiten y repiten como polea de una noria, esquirla de rebaño, o soga de un ahorcado. Solo lo que entienden y consideran como “poder” les vale, aunque en conseguirlo se dejen lo que se dejen, ya que, en realidad, nada suelen dejarse, porque la mayoría, como son, casi todo lo tienen perdido.

Casi siempre suelen ir dando lo que apenas ni conocen ni tienen Por no tener, no tiene ni palabras, ya que sus expresiones, mensajes, consejos y otras desafortunadas intervenciones verbales, casi siempre suelen ser copia exacta de lo que dijo con anterioridad el guía o gurú que les educa, dirige y conlleva, hacia la cima de ese bienestar de presuntuosidades, francachelas e ingresos incontrolados, que esperan conseguir.

Nunca alguien les diga, que la POLITICA-no en la que ello se refugia- no nació para dar y si vino para que la gente, lo que llaman pueblo, SEPAN Y PUEDAN COGER
Educación. Libertad. Derechos. Equidad...etc.…todo eso que nada tiene que ver, con lo que ellos representan, defienden y otorgan. Configurando en lugar de unos seres autónomos, libres en la elección y en la convivencia, una masa contrahecha, que intentan moldear a su antojo, convirtiendo el pan que nace del trabajo y el conocimiento, en un mendrugo oriundo de la dadiva y el agradecimiento.

No. Que nadie les diga lo que la palabra POLÍTICA, significa. Ellos, no solo no lo entenderían, sino que incluso atentarían contra aquel que lo dijera. Ellos y ellas ya tienen amañados e inculcadas una definición que no son populares y si totalmente partidarias.

Las cuales se dejan ver, en esa actualidad de desconcierto y falta de soluciones, que la situación política del país requiere. Y la cual se desvanece anquilosada en el partidismo. No hay política. Hay un puñado de gente, ambiciosa, engreída, irresponsable e inútil, que escudándose en la “paja en el ojo” de los demás, no son capaces de ver la” viga” en el propio Buenos días y serán mejores...Los que vengan