www.melillahoy.es

VOLEIBOL-SUPERLIGA MASCULINA

Alison Bastos Silveira, en uno de los encuentros en la liga brasileña
Alison Bastos Silveira, en uno de los encuentros en la liga brasileña

El Club Voleibol Melilla cierra el fichaje del opuesto brasileño Alison Bastos

El nuevo fichaje del equipo melillense, de 24 años y 1’94 metros de altura, llega procedente del Sao Judas, de la Superliga A de Brasil, y esta será su primera oportunidad en la que jugará fuera de su país.

lunes 05 de agosto de 2019, 04:00h
El Club Voleibol Melilla sigue dando forma a su quinto proyecto deportivo en la Superliga Masculina con el segundo fichaje para el próximo curso 2019-20, tras llegar a un acuerdo con el opuesto Alison Bastos Silveira. El brasileño, de 24 años de edad, 1’94 metros de altura y pesa 84 kilogramos, llega procedente del Sao Judas, de la Superliga A de su país.
Nacido en San José Dos Campos, el nuevo fichaje del conjunto melillense lleva cuatro años en la máxima categoría del voleibol brasileño. En su inicio, en la temporada 2015-16, debutó con el APAV Voley de Canoas, equipo con el que repitió participación en el curso siguiente y con el que revalidó el título de campeón de Liga.
En el año 2017 fue fichado por el Maringá Voley, con el que quedó campeón de la Copa Copel Telecom y en la pasada campaña estuvo jugando con el Sao Judas Voleibol.
Esta es su primera oportunidad de jugar fuera de su país y lo hará nada más y nada menos en el lado opuesto del globo terráqueo, en la Ciudad Autónoma de Melilla.
La demarcación de opuesto es una línea prácticamente ofensiva, ya que en la recepción está totalmente anulado y está especializado en el ataque, siendo la que normalmente más balones reciben del colocador.
Alison se ubica en la posición 2, como atacante, y en la zona 1, como zaguero, aunque en ambas posiciones es el más requerido en el ataque, mientras que en la línea defensiva participa tanto en el bloqueo como en la defensa.
Esta posición, desde el inicio del equipo melillense, ha sido ocupada por jugadores de una gran calidad. En la primera temporada fue firmado el colombiano Hugo Bravo, después por el argelino Toufik Mahdjoubi, la tercera campaña la inició el español Chema Castellano y la finalizó el mexicano Nestor Orellana y en esta última fue ocupada por el marroquí Hamza Ouafi, alternando en algunas ocasiones con el opuesto, convertido a receptor, el también brasileño Najari Fernándes.
Salim Abdelkader, entrenador del Club Voleibol Melilla, calificó esta incorporación como un “clave del equipo” y se muestra “bastante contento” con la plantilla que se está formando, aunque ahora las intenciones del club son las de gestionar el resto de posiciones, con un colocador y dos centrales, y después algunos refuerzos que se espera se puedan cubrir con algunos jugadores locales.