www.melillahoy.es
Adelante Melilla critica que el nuevo Gobierno deje el tema del borrego en “manos de un viceconsejero amateur”, Mohamed Mohand
Ampliar

Adelante Melilla critica que el nuevo Gobierno deje el tema del borrego en “manos de un viceconsejero amateur”, Mohamed Mohand

La formación que dirige Amin Azmani pide al Ejecutivo melillense “que dejen de contradecirse y generar más confusión a los melillenses”

miércoles 07 de agosto de 2019, 02:33h
Tras las últimas declaraciones del Viceconsejero de Salud Pública, Mohamed Mohand (PSOE), en las que daba a entender primero que la venta de corderos a particulares estaba prohibida, para luego rectificar y decir que sí está permitida siempre que el destino de los mismos sea el Matadero Municipal, Adelante Melilla ha pedido a los miembros del Gobierno “que dejen echar más leña al fuego y que hablen ante los micrófonos y cámaras con total claridad”, al tiempo que critica que se haya dejado este tema “en manos de un viceconsejero amateur”.
Adelante Melilla ha señalado que el presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, “no puede dejar este asunto en manos de un viceconsejero amateur y debería asumir directamente la información y explicaciones que se dan ante la opinión pública o, al menos, hacerlo el consejero de Bienestar Social y Salud Pública que tiene experiencia acreditada en dicha área”.

A juicio de la formación que lidera Amin Azmani, “primero asistimos a las amenazas del presidente de CpM con abandonar el Gobierno para luego rectificar y no mover ni un dedo al respecto. Posteriormente -ha proseguido- nos anunciaron una reunión con el ministro de Agricultura que resulta no ser con el ministro y sí con Directores del Ministerio para confirmar lo que ya sabía el Gobierno de la Ciudad de antemano. Posteriormente, el viceconsejero anuncia que no se pueden vender borregos a particulares desde los cebaderos para horas después anunciar que sí se puede. El mismo Viceconsejero afirma que no tiene constancia de que se vendan animales a particulares cuando sabe perfectamente que ya se han vendido más de la mitad de los borregos que hay en los cebaderos particulares y ninguno está en el Matadero”.

Adelante Melilla ha indicado que “si no está permitida la venta de borregos a particulares que no lleven su borrego directamente al matadero, ¿para qué va a habilitar entonces la Ciudad Autónoma carpas en los barrios para el sacrificio? Y si el Gobierno va a aplicar estrictamente esa normativa, suponemos que estará al tanto de que el Matadero Municipal no está adaptado para sacrificar miles de borregos en un mismo día. Es imposible por falta de personal y espacio.
“Nos anunciaron que el cambio de Gobierno implicaba un cambio en las formas de decir y de hacer las cosas y estamos asistiendo a algo peor: no paramos de escuchar y leer improvisaciones, mentiras y contradicciones por parte de miembros del Gobierno que están generando un verdadero quebradero de cabeza a los melillenses que quieren celebrar su Aid El Kebir en paz”, ha afirmado Azmani.

Amin Azmani ha pedido a los Partidos que componen el Gobierno que se pongan de acuerdo al menos en las declaraciones públicas y no transmitan lo que ya parece ser una evidencia: que cada uno va por su lado y atiende a sus intereses partidistas. Azmani ha pedido a De Castro que ponga orden y asuma directamente la gestión de este asunto que afecta a miles de familias melillenses.

El líder de Adelante Melilla ha denunciado que llevamos 3 años soportando un teatro político que sólo responde a intereses políticos y partidistas y que está poniendo en jaque la convivencia pacífica en nuestra Ciudad. En 3 años han sido incapaces de cambiar ninguna normativa local ni de exigir al Gobierno de España que adapte la legislación estatal a las peculiaridades de Melilla. La delegada del Gobierno dijo el año pasado que trabajaría en este sentido y acabamos de comprobar que no ha hecho absolutamente nada. Es vergonzoso la dejadez en esta materia y cómo juegan con los melillenses. Sólo se acuerdan del asunto “borregos” a 2 meses de la celebración y cuando ya no hay margen para hacer modificaciones legislativas o reglamentarias”.

Azmani ha concluido que la clase política instalada en la Asamblea de la Ciudad y en la Delegación del Gobierno no son conscientes que están jugando con fuego y que es posible que se acaben quemando y con ello prendiendo la mecha de la inestabilidad social en nuestra Ciudad. Melilla no está para agitaciones y torpedeos a su convivencia: “exigimos al Gobierno de la Ciudad y a Delegación del Gobierno que sean claros, prudentes y sensatos”.