www.melillahoy.es
El presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro
Ampliar
El presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro

El PP critica a De Castro por “ponerse un sueldo” de 7.000 euros al mes, el máximo que le permite la ley

De Castro cobrará 79.598 euros anuales, solo 9 menos al día que el presidente del Gobierno, cuyo salario es de 82.978 euros.- Los consejeros y viceconsejeros cobrarán igual que sus antecesores, “pese a que criticaban que eran sueldos altos”

jueves 08 de agosto de 2019, 04:08h
El PP criticó ayer que el presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, haya propuesto que su retribución sea superior a los 7.000 euros mensuales, con trienios incluidos, que la cuantía máxima del rango establecido en la legislación vigente. En concreto, De Castro percibirá 79.598 euros anuales, solo 9 menos al día que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuyo salario es de 82.978 euros. La medida fue aprobada ayer en la primera comisión celebrada en esta legislatura, la Comisión de Reglamento y Estatuto del Diputado, con los votos a favor de CPM, PSOE y Cs. El PP votó en contra y Vox se abstuvo ante esta medida, que tendrá que pasar por el Pleno.
A la salida de la comisión, el portavoz del PP en la Asamblea, Miguel Marín, consideró que lo que había ocurrido en la comisión muestra “la cara dura” de Eduardo de Castro, que “le ha echado la culpa al interventor” cuando los populares le preguntaron por qué se había fijado el máximo del rango de entre 68.000 y 79.000 euros que aparece reflejado en la Ley de Bases del Régimen Local para las retribuciones de los alcaldes de municipios, en función de su población.
Marín dejó claro que, en realidad, el informe del interventor al que se refería De Castro era posterior a la propuesta de la Consejería de Presidencia, Administración Pública y Regeneración Democrática, a cargo de Paula Villalobos, consejera de Cs. “Es una auténtica chapuza administrativa de niveles colosales, y De Castro, cuando le he preguntado por qué se ha puesto el máximo, le echaba la culpa al interventor”, criticó el portavoz popular.
Una vez aprobada la retribución del presidente, De Castro ahora cobrará “el doble” que en su puesto de trabajo como funcionario del Estado del grupo C1. “Ya sabemos por qué el interés de De Castro de coger el sillón presidencial a costa de traicionar sus principios, sus valores, si los ha tenido algún día, y a su propio electorado”, afirmó Marín, que considera que el líder de Cs “se ha retratado como lo que es y que ha venido exclusivamente a la política para aprovecharse de ella”.
“Este era el señor que no venía a aprovecharse económicamente de la política. Ha hecho todo lo contrario a lo que ha dicho. Se ha puesto un sueldo con trienios más de 7.000 euros todos los meses y se queda tan tranquilo”, denunció públicamente Marín, convencido de que lo que ha hecho De Castro es propio “de un auténtico caradura”.
Marín justificó el voto en contra del PP al señalar que no podían estar de acuerdo con las posiciones de los tres partidos del Gobierno “tan contradictorias con lo que han defendido a lo largo de todos estos años”, no solo con el sueldo del presidente, sino también con el del resto de miembros del Ejecutivo melillense.
Así, explicó que en la comisión también habían sido aprobadas las retribuciones para el resto de miembros del Gobierno, que se quedarán igual que en la anterior legislatura. En este punto, Marín recordó el rechazo que los tres partidos expresaron a dichos sueldos cuando estaban en la oposición al considerar que eran muy altos para una ciudad tan pequeña como Melilla.
Desde que De Castro, único diputado de Cs en la Asamblea de Melilla, fue elegido como presidente de la Ciudad Autónoma con el respaldo de CPM y PSOE, ha ejercido esta responsabilidad sin retribución debido a que su antecesor, el popular Juan José Imbroda, cobraba su sueldo como senador y no como mandatario autonómico. Ello no obligará a cambiar los Presupuestos, ya que existe una partida para las retribuciones de los miembros del Gobierno, de la que se obtendrá el salario de De Castro.