www.melillahoy.es

Del cartel de José Manuel Lozano, destaca la luz que fija toda la atención en la imagen de la Patrona de la ciudad

El cartel de la novena en honor a Nuestra Señora de la Victoria, obra de José Manuel Lozano
El cartel de la novena en honor a Nuestra Señora de la Victoria, obra de José Manuel Lozano

Manuel Jiménez asegura que tras once años fuera no quiere perder su unión con Melilla ni con la Virgen de la Victoria

sábado 10 de agosto de 2019, 04:00h
El reverendo Manuel Jiménez Bárcenas, conocido y querido por muchos tras su paso por Melilla como párroco y vicario, fue el encargado este año de presentar el cartel anunciador de la Novena de la Patrona, la Virgen de la Victoria. Asegurando que tras once años fuera de la ciudad no quiere perder su unión con Melilla ni con su Patrona. De la obra del militar y fotógrafo, José Manuel Lozano, destacó su composición y la forma de unir un sol que amanece con el faro de fondo y con esa luz que, fija toda la atención en la imagen de la Madre querida, la Señora y Patrona de la ciudad, una verdadera luz espiritual de Melilla.
Ayer estuvo el Salón Dorado repleto de melillenses
Ayer estuvo el Salón Dorado repleto de melillenses
Manuel Jiménez primeramente agradeció a la Real y Franciscana Congregación de Nuestra Señora de la Victoria que pensara en él para anunciar los actos de la Patrona de Melilla, siendo un “honor, una alegría y una gran responsabilidad” exaltar a la Madre a través del cartel.

Pregón de la novena
También, dio las gracias al decano Blas Jesús Imbroda por su presentación, quien gracias a él tiene una imagen de la Virgen de la Victoria que el Ilustre del Colegio de Abogados de Melilla le regaló al decir adiós a su labor pastoral como vicario episcopal de la ciudad.

La última vez que entonó el himno de la Patrona, apuntó que fue en la despedida de alguien que trabajó por la Congregación con “esfuerzo y alegría” para que la devoción a la Virgen de la Victoria se extendiera cada vez más entre los melillenses, en recuerdo a Francisco Verdugo.

El mismo día que fue ordenado sacerdote, expuso que, llegó a Melilla para hacerse cargo de su primer destino pastoral y todo lo que veía en aquellos momentos le sorprendía y suponía un reto.

Lo primero que le llamó la atención, expresó que fue la acogida de la gente, sobre todo, por cómo se preocupaban y se ofrecían para lo que hiciera falta, por ello, no fue difícil hacer amigos y sentirse uno más en la ciudad.

En Melilla, manifestó que pasó sus primeros cinco años siendo fue una etapa de aprendizaje, buenos momentos, y llegó a Los Boliches que es su destino después de once años. Cuando llegó, el reverendo destacó que encontró una imagen de una Virgen en un armario de la Parroquia, aunque le dijeron que era una imagen sin valor.

Jiménez aseguró que era una “imagen bonita” de una Virgen del Carmen clásica, necesitando una restauración, vio dos placas que no se veían, cuando limpió la primera de ellas y cuando leyó lo que ponía el corazón le dio un vuelco. “Donada por la Cofradía de pescadores de Melilla en 1949, parece que la Virgen quería que mis lazos con Melilla no se perdieran”, sostuvo.

Más tarde, se puso en contacto con José Luis Blasco para conocer la historia de la imagen ya que la Cofradía de pescadores de Melilla decidió regalar la imagen de la Virgen del Carmen y al terminar la explotación por parte de la Compañía Española de la Minas del Rif, se cerró la capilla y se decidió repartir las pocas imágenes de la Iglesia. El doctor Pérez Hernández se quedó con la Virgen del Carmen en Málaga y en 1991 se donó esa imagen.

Después de la restauración “adecuada”, explicó que la imagen de la Virgen del Carmen custodia su despacho y le recuerda que sigue protegiéndole como cuando estuvo en la Parroquia de La Purísima.

José Manuel Lozano
Esa mirada de la madre al hijo, el reverendo cree que es la que recoge de “forma perfecta” el autor del cartel de 2019, José Manuel Lozano, que se define como melillense de nacimiento, subteniente de la Compañía de Mar ULOG 24, siempre ha estado vinculado a esta Congregación.

Aficionado a la fotografía, preside desde hace unos años Photowalk Melilla, y para él es “un orgullo” que un trabajo suyo sea elegido como cartel de la Patrona y que, si gana, “dice que es porque sus compañeros saben que le hace muchísima ilusión”. “La Virgen de la Victoria no es nueva modelo para el fotógrafo, ha sido el autor en varios años de este cartel, pero su mirada a través del objetivo de la cámara siempre capta matices nuevos de la Patrona”, sostuvo.

José Manuel Lozano también ha protagonizado carteles para otras Hermandades y Cofradías de Melilla, así como el cartel de la Semana Santa de 2016 y el del DIFAS del 2018. Por tanto, dejó claro que “conoce bien a la Virgen de la Victoria y la Patrona también le bien conoce a él pues delante de ella dio el sí quiero a su esposa en el año 1990, en plena novena”.

El reverendo aseguró que hoy días los dispositivos móviles han facilitado la toma de imágenes, pero subrayó que “todo el mundo pueda sacar fotos, no significa que todo el mundo sepa, el autor del cartel es de estos últimos, de los que saben hacer fotografías”.

Manuel Jiménez aseveró que el fotógrafo a la hora de presentarse a este cartel, supo lo que quería plasmar en su trabajo haciendo “su especial homenaje” a Melilla y también a los melillenses con su Patrona.

El acto estuvo amenizado por la Agrupación Musical de Nuestro Padre Jesús de la Flagelación que interpretó las marchas “Y al tercer día” y “Caridad del Guadalquivir”, cerrando este evento con la Marcha Real.