www.melillahoy.es
La falta de fondos en Bomberos a punto estuvo de causar “una tragedia” durante un incendio en Tadino Martinengo por los fallos de sus materiales
Ampliar

La falta de fondos en Bomberos a punto estuvo de causar “una tragedia” durante un incendio en Tadino Martinengo por los fallos de sus materiales

Ocurrió durante una intervención en la urbanización de Tadino de Martinengo, en la que las deficiencias de los materiales del servicio de extinción de incendios provocaron los improperios de los vecinos al culparles a ellos, mientras los afectados entraron en pánico queriendo saltar de la azotea

lunes 12 de agosto de 2019, 04:11h
Un incendio menor en un trastero de la Urbanización Tadino de Martinengo, la madrugada del sábado al domingo, destapó las carencias de los Bomberos de Melilla, hasta el punto que afirman estuvo a punto de causar una tragedia. Una situación, han añadido, que obedece a la falta de fondos para gasto corriente, que ha llevado al Servició de Extinción de Incendio a no tener ni siquiera para la compra de papel higiénico, han reiterado.

Según han explicado, el incendio en un trastero en Tadino Martinengo no era nada de envergadura, pero el humo subió por el hueco de escalera y la gente entró en pánico, hasta el punto que se querían tirar. Para evitar cualquier mal mayor pusieron el colchón de salvamento “por si se tiraba alguien” y hubo gente desde el primero que se tiró “sin necesidad”.

A partir de ahí empezaron los problemas por la falta de medios, apuntan. Así, una vez iban a intervenir, como el camión escala está de baja “desde hace 3 semanas, pendiente de unos ajustes en el cable de la escalera que no pueden arreglar porque no hay dinero”, tuvieron que utilizar otra escala de brazo articulado “con movimientos limitados y con 8 metros aproximadamente”, es decir con menor de alcance. Pero ahí no quedó todo porque “a la hora de sacar la zanca de apoyo falló”, y al no salir, tuvieron que recurrir a escaleras manuales. “En fin, un despropósito, todo ello aderezado con los vecinos desquiciados, increpando a los bomberos para “que se diesen prisa”, “que si fuesen cristianos lo harían más rápido”. Según apuntan, “los bomberos dicen no haber vivido nada igual nunca”. Los funcionarios han puesto en conocimiento del presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro y de la consejera de Presidencia, Paula Villalobos, lo sucedido a través de un informe con las incidencias de lo ocurrido esa noche.

Estos problemas, apuntan, no habrían sucedido si la Ciudad Autónoma de Melilla hubiera atendido la propuesta de los Bomberos el 10 de junio para los gastos de extinción de incendios.