www.melillahoy.es
Foto en familia antes de empezar el desayuno
Foto en familia antes de empezar el desayuno

Tradición, alegría y familia reinan en las casas de los melillenses en el Aid El Kebir de este año

Los melillenses, tras el rezo común, disfrutan de un rico desayuno repleto de recetas y visitas de allegados

martes 13 de agosto de 2019, 04:04h
Ayer, este medio se adentró en la casa de una familia musulmana que celebró su día grande entre fiesta, alegría y ricas recetas tradicionales. La Fiesta del Borrego es una jornada marcada en el calendario, en la que las costumbres se siguen pasando de generación en generación, eso sí, sufriendo modificaciones por el paso del tiempo. Farid Mohamed y, su esposa, Nora Fahmi, muestran el tradicional desayuno que se realiza después del rezo colectivo y explican qué se hace en este gran día.

El día del Aid El Kebir viene a conmemorar un pasaje que se recoge en el Corán, en el que se muestra la voluntad de Abraham, Ibrahim para ellos, de sacrificar a su hijo como un acto de fe ante Dios; sin embargo, Dios impidió este sacrificio y le aportó un cordero para que llevase a cabo este ritual con él.
Así pues, las familias musulmanas, como las de Farid Mohamed y Nora Fahmi, realizan en este día el sacrificio del cordero, en torno a la que giran todas las tradiciones de esta gran fiesta.

Un desayuno festivo
Cuscús, pañuelos, jeringos, pastas, galletas, aperitivos salados, zumos y el tradicional té, colocados de manera especial en platos y vasos finamente decorados, destacan sobre las dos mesas que prepara esta familia para romper el ayuno después del rezo colectivo.
“Los hombres primero van al rezo, aunque hay mujeres que acuden al lugar, otras, sin embargo, se quedan en casa preparando este gran desayuno que da comienzo la jornada festiva, aunque antes va el sacrificio del cordero”, indica una de las hijas de este matrimonio, Malak Fahmi.
En este punto, la madre interviene y detalla que “realmente, el desayuno tradicional es a las 12 de la mañana, en el que se come pinchos de hígado y té; eso es lo que marca la tradición”. “Aunque nos tiramos varios días comiendo distintas cosas, entre ellas, y las principales, las que proceden del borrego sacrificado”, añade.
Según relatan, en el mismo día que se lleva el sacrificio no se puede ingerir la carne del borrego; no porque no sea apta, sino porque se debe pasar el conocido ‘rigor mortis’ para que la carne este tierna. Durante esta jornada festiva, la casquería, como el hígado y lo callos, es lo primero que come.
“Después del primer día, nos podemos tirar dos días o tres más desayunando pinchitos con té; para alguien que es ajeno a nuestra cultura suena extraño, pero es algo que siempre se ha hecho”, detalla Nora Fahmi.
Viendo aquella cantidad de comida para romper el ayuno, y todo lo expuesto en el salón, la pregunta era inevitable: ¿Cómo os preparáis para todo esto?

Días de preparación
Fahmi, madre, indica que “la mitad de la comida que hay en el desayuno sí la preparamos en casa; pero hay cosas, como las pastas, que las encargamos y la recogemos días antes”. Del mismo modo, el cordero se compra semanas anteriores al gran día, aunque es un tema que ha variado, ya que depende de su procedencia.
Pero no solo es la comida. El rito del sacrificio se ha visto afectado por distintos aspectos, como el lugar del sacrificio y el coste del borrego, como apuntan; por ello, distintas familias, como esta, deciden marcharse a Marruecos para continuar con esta festividad.
Así pues, pequeños y grandes, semanas antes preparan sus mejores galas. “Para este día se suelen comprar unas chilabas más especiales, mejor decoradas; eso sí, para este día los pequeños, y también los mayores, deciden qué ponerse y cómo debe de ser”, apunta la matriarca de la familia.
Del mismo modo, en la Fiesta del Borrego, los musulmanes guardan la tradición de hacer una recolecta de dinero o de comprar juguetes para los miembros más infantiles de la familia. Pero pesar de que las tradiciones cambien, la de unir a la familia y que reine la alegría se sigue manteniendo.

El desayuno se compone de ricas  y dulces recetas tradicionales
El desayuno se compone de ricas y dulces recetas tradicionales