www.melillahoy.es
Las calles de Melilla estaban más desiertas de lo habitual, incluso cuando hacía horas ya que había amanecido y el reloj marcaba el mediodía
Ampliar
Las calles de Melilla estaban más desiertas de lo habitual, incluso cuando hacía horas ya que había amanecido y el reloj marcaba el mediodía (Foto: Guerrero)

El Aid El Kebir deja calles vacías, persianas bajadas y colas en los pocos negocios abiertos

Ayer fue el décimo año en que el Aid El Kebir se celebraba como día festivo oficial en Melilla

martes 13 de agosto de 2019, 04:00h
Miles de musulmanes celebraron ayer en Melilla el Aid El Kebir o Fiesta del Sacrificio, considerada como la Pascua Grande del Islam, por lo que era uno de los días más importantes para aproximadamente la mitad de la población. Eso tuvo su reflejo en las calles, que estaban más desiertas de lo habitual, incluso cuando hacía horas ya que había amanecido y el reloj marcaba el mediodía.
Frontera de Beni-Enzar
Ampliar
Frontera de Beni-Enzar (Foto: Guerrero)

El hecho de que cientos de familias estuvieran en sus casas cumpliendo el rito del sacrificio, sumado al éxodo de otras muchas al país vecino, convirtió las calles de Melilla en prácticamente un desierto.
La escena era idéntica en todos los barrios de la ciudad: casi nadie en la calle, poco tráfico y ni un alma en los pasos fronterizos, además de persianas bajadas en prácticamente todos los establecimientos comerciales y hosteleros, ya que muchos de ellos son regentados por musulmanes o, al menos, sus plantillas las componen miembros de esta importante comunidad.
Los pocos comercios que abrieron tuvieron mucho trabajo debido a la falta de competencia, como sucedió en una céntrica panadería, donde había bastantes personas guardando cola, que llegaba incluso a la calle.
En Melilla el Aid El Kebir está declarado como día festivo desde 2010, año en el que la Ciudad Autónoma lo incluyó dentro del calendario laboral, siendo la primera ciudad española en reconocer oficialmente una fiesta musulmana. Ayer, por lo tanto, era el décimo año en que la Pascua Grande era festivo oficial.