www.melillahoy.es
Rojas, como portavoz del Gobierno, fue la única que en el Pleno defendió el sueldo de Eduardo de Castro
Ampliar
Rojas, como portavoz del Gobierno, fue la única que en el Pleno defendió el sueldo de Eduardo de Castro (Foto: Guerrero)

Aprobados los sueldos del Gobierno: 79.598 euros para De Castro y 62.905 para el resto de miembros

“Las responsabilidades hay que pagarlas”, justificó Rojas ante las críticas del PP, que votó en contra junto con Vox al considerar que el sueldo del presidente es “excesivo” y está entre los cinco más altos de los alcaldes que hay en España

miércoles 14 de agosto de 2019, 04:08h
La Asamblea de Melilla aprobó ayer la propuesta de retribuciones del presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Eduardo de Castro, que percibirá 79.598,46 euros brutos anuales, lo que supone 5.685,60 euros al mes en 14 pagas, a los que se sumarán los trienios que le corresponden al acumular 37 años como funcionario. La propuesta de la Comisión de Reglamento y Estatuto del Diputado también recoge las retribuciones de los consejeros y viceconsejeros del Gobierno de Melilla y de los dos vicepresidentes de la Asamblea, que ascienden a 62.905,08 euros brutos anuales, repartidos en 4.493,22 euros en 14 pagas, cuantía en la que tampoco se incluyen los trienios.
Los tres partidos que sustentan el Gobierno, Coalición por Melilla (CPM), PSOE y Ciudadanos (Cs) sacaron adelante esta propuesta con su único respaldo, ya que PP y Vox votaron en contra al considerar que el sueldo asignado al presidente de la Ciudad Autónoma es muy elevado.
Así, el portavoz del PP, Miguel Marín, acusó a De Castro de ponerse “porque le ha dado la gana” un sueldo superior a los 7.000 euros mensuales, ya que se trata del máximo que establece la legislación, de manera que el presidente melillense “va a cobrar entre los cinco sueldos más altos de los alcaldes de España”.
Según Marín, con esta asignación retributiva, De Castro “ha demostrado ser un jeta, un mentiroso y un cobarde que se esconde tras los funcionarios”, unos “calificativos” por los que el presidente le llamó al orden dos veces y le advirtió de que una tercera conllevaría su expulsión del Salón de Plenos del Palacio de la Asamblea.
“Usted decía que venía a la política para la regeneración democrática y no a ganar dinero de la política, y ha hecho todo lo contrario: ha venido a degenerar la política y se ha puesto el sueldo más alto que permite la ley. Usted prometió un Gobierno con menos grasa y más músculo, y el único músculo que se ve es el de su cara”, le reprochó el portavoz del PP.
Marín dejó claro que De Castro “solo ha regenerado su bolsillo, su cuenta corriente” con este sueldo, y considera que tras lo ocurrido, ahora quedan al descubierto “las verdaderas razones por las que ha querido ser presidente a toda costa”, pese a tener Cs un solo diputado en la Asamblea, situación que equiparó con la de los tránsfugas en España.

La respuesta de Rojas
La portavoz del Gobierno de Melilla, Gloria Rojas, respondió en su turno de réplica que el PP “no está legitimado” para hablar de ahorro de dinero público y gasto en sueldos por la gestión que ha llevado a cabo al frente del Ejecutivo desde el año 2000, periodo en el que “han sido los retes del derroche y del gasto público”.
Por ello, la portavoz instó al PP a que no caiga en la demagogia ni en la doble moral, al tiempo que le preguntó si no considera “un derroche de dinero público” haber tenido una viceconsejera durante cuatro años “cobrando más de 4.000 euros al mes sin saber lo que legalmente hacía”, en alusión a Nassera Al-Lal.
Rojas reiteró que aprobar el sueldo del presidente es “de justicia” porque lleva asumiendo dicha función desde hace casi dos meses sin ninguna retribución, habida cuenta que no había ninguna cantidad asignada para este concepto debido a que su antecesor, Juan José Imbroda, percibía su sueldo como senador y no como presidente de la Ciudad Autónoma.
En este punto, la también vicepresidenta del Gobierno de Melilla recordó al PP que el sueldo que se ha aprobado para Eduardo de Castro “está legitimado” por una ley impulsada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2013, si bien negó que sean 7.000 euros al mes los que vaya a cobrar el presidente.
“Las responsabilidades hay que pagarlas”, justificó Rojas, que de todos modos, recordó que en anterior Gobierno de Imbroda “había un consejero que cobraba más de 80.000 euros al año” sin que el PP se quejara por ello, al igual que por el sueldo que Marín cobraba como presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla.

Democracia
Asimismo, negó la afirmación de Marín de que De Castro “exigió e impuso” ser presidente de la Ciudad Autónoma y puntualizó que fue fruto de un acuerdo entre tres partidos tras días de debate en una negociación “por la necesidad imperiosa de cambiar de Gobierno” porque “esta ciudad iba a la deriva”.
“Es lógico que a ustedes les cueste trabajo entender los conceptos de democracia ni de diálogo ni de acuerdo”, aseveró Rojas, en cuya opinión la ciudadanía melillense “tiene la suerte de que hay tres grupos políticos que sí los entienden” y, por ello, han llegado a un acuerdo para formar Gobierno.
En este sentido, criticó que Marín afirmara en su intervención que De Castro había “pegado una patada a la democracia” por no permitir que en Melilla gobierne la lista más votada, algo que Rojas recordó al portavoz popular que su partido también está haciendo en autonomías donde las elecciones las ha ganado el PSOE.
De igual forma, puntualizó que las críticas que ha lanzado el PSOE en la legislatura anterior contra el PP era por su “macrogobierno” y no por los sueldos que cobraban sus integrantes, momento en el que aseguró que el Ejecutivo actual ha reducido un 30 % su número de miembros y de personal eventual, favoreciendo un ahorro de dinero público en sueldos.
Durante el pleno, Vox intervino brevemente para decir que votaría en contra de la propuesta de retribuciones por considerar que el sueldo de De Castro es “excesivo” y para mostrar las dudas sobre la cualificación del presidente, ya que éste les había dicho que era un funcionario de la escala A2, cuando en realidad es C1. “Porque se quiera poner de puntillas no quiere decir que mida 1,90 metros”, aseveró Jesús Delgado Aboy.

Sueldo de los diputados
La propuesta aprobada ayer también establece las retribuciones que se establecen para los portavoces de los grupos políticos y los diputados de la Asamblea. Los primeros percibirán 1.910,35 euros y los segundos, 1.591,97. A diferencia de lo que sucede con el presidente de la Ciudad Autónoma, los dos vicepresidentes de la Asamblea, los consejeros y los viceconsejeros, que perciben 14 pagas, en el caso de los portavoces y diputados se concreta que serán 12, de manera que no tendrán derecho a pagas extras.
Por ello, al año, el portavoz del grupo recibirá 22.924,20 euros y un diputado local, 19.103,64 euros.