www.melillahoy.es

BALONCESTO - LEB ORO

El escolta madrileño, de 21 años y 1’94 metros de altura, llega procedente del Isover Basket Azuqueca, de la LEB Plata
El escolta madrileño, de 21 años y 1’94 metros de altura, llega procedente del Isover Basket Azuqueca, de la LEB Plata (Foto: FEB)

Ignacio Ballespín completa el juego exterior del decano

Es un jugador con un gran manejo de balón además de poseer una gran versatilidad.

jueves 15 de agosto de 2019, 04:00h
El escolta Ignacio Ballespín vestirá esta temporada la camiseta del Club Melilla Baloncesto, tras llegar el club y el jugador a un acuerdo para que el madrileño se incorpore a la primera plantilla del decano. El jugador llega procedente del Isover Basket Azuqueca de la LEB Plata, a donde llegó cedido procedente del Montakit Fuenlabrada. Su incorporación da por cerrada la plantilla de cara a la temporada 2019/20.

Ignacio Ballespín De la Peña se formó en las categorías inferiores del C.B. Alcobendas y del Real Madrid, donde formó parte de la generación dorada junto a Doncic, Barreiro, Yusta o del exjugador del decano la pasada temporada Felipe Dos Anjos, que se proclamaron campeones de Europa Junior.

Trayectoria
Tras salir de la factoría blanca en la temporada 2016-17 firmó por el Montakit Fuenlabrada con un contrato de larga duración. Esa misma temporada fue cedido al Óbila de la LEB Plata..
En el cuadro abulense permaneció durante dos temporadas, concluyendo su último curso con casi cinco puntos de media por encuentro. El pasado verano Ballespín volvio a ser cedido al Isover Basket Azuqueca, de la LEB Plata, en el que siguió mostrando un gran crecimiento y mejora en el lanzamiento de la larga distancia, con casi un 38% de acierto desde más allá del arco.
Además, el escolta madrileño fue un fijo en las categorías inferiores de la Selección Española.
El nuevo exterior del Melilla Baloncesto, de 1’94 metros de altura y 21 años de edad, es un jugador con un gran manejo de balón, además de poseer una gran versatilidad. Esta última temporada destacó por su mejoría en el tiro exterior, gracias a su gran ética de trabajo. En defensa debe mejorar físicamente, pero tiene una gran actividad de la mano, lo que le permita incomodar al rival.