www.melillahoy.es

Susana Morillo aclara que el motivo ha sido por “reiteradas faltas de respeto” y por incumplir las normas de la Asociación

Imagen de la playa de La Hípica
Imagen de la playa de La Hípica

Un padre de dos niños con TEA denuncia la expulsión de sus hijos de Teama de “forma injustificada”

viernes 16 de agosto de 2019, 04:00h
Mustafa Kaddur, un padre de dos niños con trastorno del espectro autista (TEA), se puso en contacto con este Diario para denunciar la expulsión de sus hijos de la Asociación Teama “de forma injustificada” por haber tenido “algunas discrepancias” con su presidenta. Además, contó que todo empezó por querer apuntar a sus hijos a una actividad en la playa de La Hípica, pero le dijeron que no había apuntado a sus pequeños y que la edad mínima era de cinco años. Susana Morillo, por su parte, quiso aclarar que es la primera expulsión en los seis años de Teama por “reiteradas faltas de respeto” y por incumplir las normas de la Asociación.
Mustafa Kaddur, padre de dos niños con TEA de tres y cuatro años, explicó que como cada verano Teama organiza actividades tanto de campamentos como otros talleres en el Puerto Noray o en la playa.

Actividad en la playa
Señaló que quiso apuntarles a los de Semana Náutica, pero lo veía “peligroso” para los pequeños, por ello, llamó a la presidenta, pero le dijo que la actividad era a partir de cinco años.

El 14 de agosto, contó que empezaba una actividad en la playa en La Hípica y mandaron un mensaje para los socios que quisieran apuntarse a estas actividades teniendo que hacerlo del 9 al 11. “En el mensaje ponía que el que quisiera apuntarse mandara un mensaje con un “ok” o con los nombres de los niños”, sostuvo.

Kaddur remarcó que puso “ok” para que fueran sus dos hijos y “en ningún momento dijeron edad alguna, suponiendo que la actividad en la playa es para todo el mundo”.

El día trece de agosto, aseguró que para confirmar la hora de la actividad mandó un mensaje al grupo y a la tesorera, pero le dijeron que sus hijos no estaban apuntados.
“Le dije que sí, que lo mirara bien y me dijo que ahí no era, que tenía que haberlo mandado a un teléfono cuando no ponía ninguno”, insistió.

Este padre afirmó que el mensaje que se mandó al grupo de WhatsApp se refería a que había que mandar la confirmación al número de arriba, pero “no aparecía ningún teléfono, contesté al grupo y me dijo que había que hacerlo por privado”.

Luego, apuntó que le dijeron que la actividad era para cinco años “aunque tampoco lo ponía en el mensaje y le dije que no habían puesto ni edad ni número de teléfono”.
“No estoy conforme porque estaban discriminando a mis hijos”, indicó.

Kaddur resaltó que al día siguiente le volvieron a decir que era a partir de cinco años, “pero en el mensaje no lo ponía, la actividad era en la playa y en la arena para jugar con los niños”. Este padre siente que “han discriminado a mis hijos, intenté hablar con la presidenta y se negó a cogerme el teléfono y a contestarme los mensajes”.

Finalmente, sostuvo que le respondió diciéndole en un audio que “se iba a proceder a dar de baja a sus hijos de las actividades y de ser socios”. Este padre aseguró que no lo entendía porque “estaba todo pagado y mis hijos no son traviesos, pero me dijo que era porque he incumplido las normas y por insultarle y le dije que le enseñara un mensaje donde le había insultado”.
“Quiero denunciarlo públicamente porque lo que está haciendo es ilegal e injusto porque son niños con autismo que necesitan terapias”, señaló.

Kaddur dejó claro que le dijo que no llevara a sus hijos a terapia la semana que viene porque estaban de baja.
“Quiero que deje a mis hijos tranquilos, si ha habido alguna discrepancia entre ella y yo lo solucionamos los mayores, pero mis hijos no tienen ninguna culpa para nada, son menores, quiero que lo arregle conmigo, no tiene por qué darle de baja a mis niños”, concluyó.

Respuesta de Teama
Susana Morillo, presidenta de Teama, explicó a este Diario que el motivo de la expulsión han sido las “reiteradas faltas de respeto” hacia los trabajadores de la Asociación y de la Junta Directiva.

También, dejó claro que hay una edad mínima para las actividades, en este caso era de cinco años y este padre quiso llevar a su hijo de tres años “cuando ni si quiera lo apuntó”.
“Es la primera vez en seis años que expulsamos a alguien por faltas de respeto en su comportamiento y por incumplimiento de las normas de la Asociación aprobadas por la Junta Directiva”, dijo.

La presidenta expresó que le dijo que “lamentablemente había un límite de edad y no se pueden llevar a niños tan pequeños, pero no lo entendió”. Recordó que los trabajadores de la junta directiva trabajan de forma altruista todo el año ya que los únicos que cobran son los que están contratados.