www.melillahoy.es
El artista recibió en su estudio a la Junta de Gobierno de la Cofradía Castrense
El artista recibió en su estudio a la Junta de Gobierno de la Cofradía Castrense

Carlos Rubiales presenta su óleo sobre lienzo para el estandarte del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de la Cofradía Castrense

El segundo hermano mayor quiso enseñar primero la obra a la Junta de Gobierno y al páter Francisco Sierra

domingo 18 de agosto de 2019, 04:00h
El segundo hermano mayor de la Cofradía Castrense, Carlos Rubiales, explicó a este Diario que ha presentado a la Junta de Gobierno y al páter Francisco Sierra su óleo sobre lienzo para el estandarte del Santísimo Cristo de la Buena Muerte. Las reacciones, apuntó que, fueron positivas, pero su objetivo es que los melillenses sean los que disfruten de la obra.
Carlos Rubiales es el autor de este óleo sobre lienzo para el estandarte del Santísimo Cristo de la Buena Muerte
Carlos Rubiales es el autor de este óleo sobre lienzo para el estandarte del Santísimo Cristo de la Buena Muerte
Carlos Rubiales explicó que había que cambiar los estandartes de la Cofradía, tanto del Cristo del Humillado como de la Virgen de la Piedad, y hacer uno nuevo para el Cristo de la Buena Muerte. El segundo hermano mayor se comprometió a hacer éste último y también el del Humillado.

Respecto a cómo lo hizo, indicó que una vez que tuvo las medidas, realizó un reportaje fotográfico de la imagen en distintas posiciones y teniendo como modelo una de las fotografías ha podido pintar la imagen del Cristo de la Buena Muerte.

Presentación de la obra
Rubiales citó el pasado lunes a la Junta de Gobierno de la Cofradía y al páter Francisco Sierra en su estudio, que es donde lleva a cabo su trabajo, para enseñarles la obra. Primero, les dirigió unas palabras para presentar la pintura, les dio la bienvenida y procedió a descubrir el cuadro.

En cuanto a las reacciones, aseguró que fueron “muy positivas”, se pusieron a aplaudir y “parece que les gustó bastante”.

Como autor, expresó que se siente “satisfecho” de la obra que ha realizado, pero insistió en que el objetivo es que la disfruten los demás.
“Es una emoción y un compromiso, la obra tuvo una aceptación buena y les invité a que vieran los detalles, que se acercaran mientras les conté como lo fui realizando”, apuntó.

Sobre cuánto tardó en hacerla, el segundo hermano mayor, expuso que, empezó en junio y la ha terminado en agosto trabajando en sesiones de dos a cuatro horas. Señaló que ha habido días que le ha dedicado más tiempo porque “depende de lo que te va pidiendo el cuadro, tiene que ser un trabajo tranquilo porque lo que interesa es transmitir lo que la talla te va diciendo”.
“Lo que he pintado es la talla del Cristo, es el que va salir en procesión y le he dado la calidad que tiene la policromía”, dijo.

El artista resaltó que la obra tiene que secarse para mandarla a Sevilla para que se monte sobre el estandarte que están bordando.

El estandarte, puntualizó que lleva un refuerzo el lienzo por detrás para que esté bien estirado con una forma redondeada, los laterales rectos y luego, todo va bordado para sujetar la tela.

En unos días, Rubiales se pondrá a hacer la pintura del Cristo del Humillado para ver si en un mes o en unos quince días podría estar terminado. También lo hará a través de un reportaje fotográfico que hizo tras terminar la Semana Santa.