www.melillahoy.es

¿Qué será de nuestra Feria?

viernes 23 de agosto de 2019, 04:00h
No parece que esta Feria vaya a pasar a la historia como una de las mejores. Tampoco se pedía eso al Gobierno, pero sí al menos que no la hunda, que es lo que va camino de ocurrir con esta improvisación e incertidumbre que no se pueden justificar en que acaban de llegar
Queda apenas una semana para que empiece la Feria, las fiestas de Melilla en honor a su patrona, la Virgen de la Victoria. Y pese al escaso margen de tiempo, hay demasiadas incógnitas por despejar todavía. Una de ellas, la corrida de toros. Parece increíble que aún no haya cartel. Los aficionados a los toros llevan ya varias semanas mostrando su temor a que no haya corrida de toros este año. Algunos, de hecho, han decidido este año irse a Málaga para disfrutar de su afición por si en Melilla no pueden hacerlo este año, algo que cada día que pasa, más cerca está de producirse. Todo está en el aire, no hay nada confirmado, pero es casi imposible que el festejo tenga éxito con tan pocos días de antelación. El Gobierno, consciente de este error, puso ayer fecha y hora para la corrida de toros, el día 3 a las 18.00 horas, pero sigue sin dar a conocer los toreros, algo que no hará hasta el día 28 a las 20.30 horas, es decir, sólo tres días antes de que empiece la Feria y a seis días del festejo taurino. La pregunta es cómo se ha llegado a este punto, cuando el Gobierno lleva un mes y medio en sus sillones y su presidente, más de dos.
Además, la programación de las fiestas patronales no está cerrada, y algunas de las actividades que ya se han dado a conocer han causado cierta polémica, como los conciertos. Alguien puede decir que para gustos, los colores, pero no se recuerda tanta coincidencia en las críticas negativas por la elección de algunos de los artistas que actuarán en nuestras fiestas patronales. Aunque sea paradójico, podría decirse que el programa de Música a la Luna ha conseguido traer a Melilla artistas de más renombre y, quizá, menos caché que los que tendremos en la Feria, siendo, como son, nuestras fiestas más importantes. Podría decirse que en este caso, como en el de la corrida de toros, el mensaje que lanza el Gobierno del cambio a los melillenses es que, si quieren disfrutar de buenas actuaciones, se vayan fuera.
Otro apunte que ahonda en esta improvisación de la que hablamos es el cambio de día que pretendía llevar a cabo la Consejería de Educación, Cultura, Deportes, Festejos e Igualdad con la misa rociera. De hecho, la programó para este domingo, sacándola de las actividades de Feria. Las quejas y críticas han obligado a la Ciudad Autónoma a rectificar, porque su intención rompía una vistosa eucaristía que se ha convertido en toda una tradición de las fiestas patronales.
No parece que esta Feria vaya a pasar a la historia como una de las mejores. Tampoco se pedía eso al Gobierno, pero sí al menos que no la hunda, que es lo que va camino de ocurrir con esta improvisación e incertidumbre que no se pueden justificar en que acaban de llegar. El PSOE, cuya secretaria general, Gloria Rojas, es la consejera de Educación, Cultura, Deportes, Festejos e Igualdad, encargada de organizar la Feria, ha estado año tras año en la oposición exigiendo unas fiestas más participativas.
“Queremos un nuevo modelo de Feria, adaptado a nuestra ciudad, que combine ocio de familias y de jóvenes, y que sea más participativo. Que se aborden las medidas necesarias para que las fiestas sean de éxito y que conlleven una gran participación de toda la ciudadanía melillense”. “Es necesario hacer unas fiestas patronales más atractivas que conlleven una mayor participación de los melillenses, pero también de ciudadanos de la península y del país vecino”. Todo esto es lo que el PSOE ha estado diciendo en los últimos años en torno al mes de julio en la oposición. Este 2019, en el Gobierno, a finales de agosto, el PSOE calla mientras organiza una Feria que antes de encender las luces y la música provoca críticas y quejas de muchos, lo que podría desanimar la participación de los melillenses. Entre ellos, la propia Gloria Rojas, que se irá de vacaciones coincidiendo con la Feria, aun siendo una de sus responsabilidades al frente de su Consejería. ¿Una muestra de desinterés? Juzguen ustedes mismos.