www.melillahoy.es
Las melillenses apuestan por lo lunares pequeños, talles altos y mangas de diversos estilos
Las melillenses apuestan por lo lunares pequeños, talles altos y mangas de diversos estilos

Estampados, lunares pequeños y diademas completas de flores, las tendencias flamencas de la Feria de Melilla 2019

El diseñador y modisto, Joaquín Callejón, y Nuria Oña, gerente de un comercio textil local, mantienen que “los precios de los vestidos son muy diversos, dependen de las telas que se escojan o de la forma que se quiera, pero suelen ser asequibles”

domingo 25 de agosto de 2019, 04:00h
Los melillenses comienzan a prepararse para la feria, que está a la vuelta de la esquina, y con ella el desfile de trajes de flamenca que ponen el color y la gracia al recinto ferial. Este medio ha hablado con Joaquín Callejón, dueño del negocio local ‘Happy Cloth’ y con Nuria Oña, gerente del comercio ‘La Costa Azul’. Ambos, desgranan las distintas tendencias que se verán en los trajes de flamenca de este año, tanto en adultos como en pequeños, y en los complementos.
Los pequeños también van a la moda flamenca este año
Los pequeños también van a la moda flamenca este año

Cada año, la mujer melillense se prepara para la gran semana de la ciudad, intentando tener preparado para el inicio de la feria y la Misa Rociera su traje de flamenca acorde a las tendencias de ese año.
Este 2019 traerá colorido, estampados y diversas apuestas por telas de todo tipo, así lo indica Nuria Oña, que explica que “el mundo del flamenco es muy cambiante, puesto que cada diseñador hace un modelo diferente, y en el caso de los niños, cada madre tiene unos gustos”.
Pero no hay que alarmarse si no se ha adquirido nada nuevo para estos próximos días, ya que, como indica Joaquín Callejón, “la feria admite todo el abanico de posibilidades, ya sea a la hora de vestirse como a la hora de decorar un traje o elegir los complementos”.
Así pues, se puede decir que la moda flamenca es un ciclo que va y viene pero que se mantiene en una misma línea.

Apuestas de este año
Callejón, modisto melillense, explica que este año “lo que más se está llevando, y que es lo que yo compruebo a la hora de confeccionar un traje de flamenca, son los estampados y la utilización de la seda salvaje como tela; pero continúan las rayas y los lunares”.
Por otro lado, Oña destaca también otras propuestas de las melillenses como son “los lunares pequeños, talles altos y el largo por debajo de la pierna”.
En cuanto a formas del vestido de gitana, como se conoce comúnmente, se sigue manteniendo los cortes tradicionales, mangas con volantes o chorreras, como apuntan, pero lo que está claro, y en eso hace hincapié el diseñador melillense, “se busca comodidad ante todo, puesto que en la feria de Melilla suele hacer calor y se quiere un traje cómodo, fresquito y a la moda”.
De este modo, este año se verán vestidos con mangas sisa o con un hombro al aire”.
“La moda flamenca es muy volátil, no hay una tendencia muy definida, en la Feria Flamenca sí se puede ver qué se lleva o no, o cuáles son las nuevas apuestas, pero eso, en la ciudad, no se suele seguir demasiado”, apunta Oña, dueña de ‘La Costa Azul’.
Por otro lado, Callejón, gerente y modisto de Happy Cloth, mantiene que “este año también se van a ver muchos vestidos del tipo canastera, que es un traje ajustado hasta la cintura y con los volantes unidos uno con otros, que hace que la falda tenga vuelo”.
Lo que está claro, es que lo que se ve en cuanto a trajes y preferencias, también se ve reflejado en los más pequeños de la casa, que suelen ser, en la mayoría de los casos, los protagonistas de estos días.

Otra opción más combinable
Por otro lado, no solo se lleva los trajes completos de flamenca, sino que “desde hace varios años”, como indica Callejón, las melillenses también se decantan por las faldas flamencas, que pueden ser de todo tipo, forma y colores.
“Hace unos años comenzó a introducirse esta moda de las faldas y este año se está vendiendo bastante bien”, explica Callejón. “Tienen éxito porque una misma falda la puedes combinar con distintas blusas de colores, con diversos complementos, etc., lo que hace que sea más ponible que un vestido, por ejemplo”, agrega,
En cuanto a diseños, ambos gerentes locales mantienen que “una tendencia de este año son las vaqueras, pero pueden ser como los trajes, lisas o estampadas, depende de los gustos”.

Las tiaras de flores o los sombreros de paja decorados, las apuestas en complementos que ponen el toque de gracia

A la hora de elegir un vestido, se requiere de tiempo para pensar en los gustos y en las tendencias para este año, puesto que dentro de la moda flamenca “se intenta ser original, que no haya dos vestidos iguales y que se luzca bastante bien”, apunta Callejón.
Pero lo mismo de importante es el vestido como los complementos, que pueden cambiar un traje de manera radical. “Este año se está vendiendo bien los gorros de paja, que van decorados con flores enormes en un lateral y que puede ser combinable con cualquier vestido; además, los colgadores de abanicos también es otro éxito de este año”, explica la gerente de La Costa Azul.
En cuanto a flores, Joaquín Callejón indica que “este año se lleva la cenefa de flores o media diadema, ya que son muy vistosas y cómodas”. Pero, el diseñador vuelve a incidir en lo mismo, “en feria todo es válido a la hora de vestirse, así que el tamaño de las flores o de otros complementos depende del gusto de la mujer que los lleve”.

La moda flamenca se adapta a todo el mundo

Pero el hecho de vestirse con un vestido o traje de este tipo no solo es para la mujer; sino que los hombres, con sus trajes y adaptaciones, también le ponen el toque flamenco a la feria.
Joaquín Callejón, modisto y diseñador, explica que “antes los melillenses sí se solían vestir más con el traje de campero, que era pantalón de rayas, botas y camisa, pero ahora, se visten menos así, pero lo hacen para ir acompañando sus parejas, con un pantalón vaquero, un fajín del mismo color que el vestido de ella, y una camisa o blusa blanca”.
En otro orden de cosas, la moda flamenca también se adapta a todos los bolsillos, así pues se puede encontrar un vestido desde 180€ como de 600€, la diferencia está en los tejidos y adornos que se ponga. “Un vestido puede ser sencillo y elegante y no llegar a los 300€, todo depende de los gustos”, detalla Nuria Oña.