www.melillahoy.es
Una de las actuaciones de la Policía Local en los últimos días en el Barrio del Real
Ampliar
Una de las actuaciones de la Policía Local en los últimos días en el Barrio del Real

La Policía Local intensifica el control contra la prostitución en el Barrio del Real y multa a los clientes

El Grupo de Prevención y Reacción (GPR) de la Policía Local desalojó ayer de madrugada a 13 mujeres marroquíes que se dedicaban a la prostitución y denunció a un español al ser sorprendido solicitando servicios sexuales

domingo 25 de agosto de 2019, 04:10h
La lucha contra la prostitución en el Barrio del Real es un caballo de batalla del Grupo de Prevención y Reacción (GPR) de la Policía Local desde hace muchos años, pero en las últimas semanas ha intensificado su control para intentar aminorar sus consecuencias en una época, el verano, en la que más molestias ocasiona a los vecinos. Para ello, la Policía Local se está valiendo del Reglamento de Convivencia, que contempla sanciones para los clientes que pueden alcanzar los 750 euros.

Fuentes policiales han informado a MELILLA HOY de que el GPR intenta destinar una patrulla a diario en los tres turnos del servicio, ya que el problema de la prostitución que sufre el Real no se da solo por la noche. De hecho, por la mañana también suele haber un buen número de mujeres que se dedican a esta actividad, habitualmente en la calle de las Infantas, aunque últimamente también en plena calle La Legión, la principal arteria del barrio.
Las mismas fuentes admiten que, pese al empeño de la Policía Local por atajar este problema, existen pocos medios legales para conseguir erradicarlo. Por ello, los agentes no pueden más que identificar a las mujeres que se dedican a la prostitución en el Real, todas marroquíes, e intentar desalojarlas del lugar.
En este sentido, el GPR de la Policía Local identificó ayer de madrugada a 13 mujeres del país vecino en distintas calles del Real y denunció a un español que fue sorprendido solicitando servicios sexuales a una de las prostitutas. No es el primer cliente multado, ya que hace menos de dos semanas, otro también fue denunciado por la misma razón, según ha podido saber este Diario.
Para ello, la Policía Local está aplicando el Reglamento de Convivencia, que recoge la prostitución como una falta leve, y contempla sanciones que pueden llegar hasta los 750 euros.

Felicitaciones en las redes
La labor que esta unidad policial está desarrollando de forma más intensa está siendo muy aplaudida y felicitada por algunos vecinos del barrio en las redes sociales, entre ellos su asociación vecinal. Cabe recordar que la prostitución es uno de los problemas endémicos del Real y de los que causa un mayor número de quejas. De hecho, el 12 de noviembre del año pasado hubo una concentración para pedir soluciones.

Multas de hasta 750 euros a los clientes en el Reglamento de Convivencia

El Reglamento para la Garantía de la Convivencia Ciudadana y la Protección del Espacio Urbano, que entró en vigor en 2015, pretende “preservar el espacio público como un lugar de encuentro, convivencia y civismo”. En él, la Ciudad Autónoma recoge todo tipo de normas de conducta y las correspondientes sanciones para quien no las cumpla.
El artículo 36 especifica claramente la prohibición de los “usos inadecuados del espacio público”, entre los que destaca el ejercicio de la prostitución. “Se prohíben las prácticas sexuales y el ofrecimiento, solicitud, negociación y aceptación directa o indirecta de servicios sexuales en la vía pública cuando éstas afecten a la convivencia ciudadana”, reza literalmente el reglamento. Y continúa concretando las situaciones en las que la convivencia se ve afectada por la prostitución: “cuando se lleven a cabo en espacios situados a menos de 200 metros de centros docentes, educativos, parques infantiles, zonas residenciales o de cualquier otro lugar en el que se realicen actividades comerciales o empresariales”.
La multa es tanto para quienes ejerzan la prostitución como para quienes reclaman estos servicios, y puede llegar a un máximo de 750 euros por ser considerada una infracción leve.