www.melillahoy.es
El viceconsejero de Salud pide al consejero de Medio Ambiente “que no se caliente” pidiendo celeridad en la investigación de los borregos muertos

El viceconsejero de Salud pide al consejero de Medio Ambiente “que no se caliente” pidiendo celeridad en la investigación de los borregos muertos

Después de que el cepemista Hassan Mohatar calificara como “gravísimo” que el informe sobre lo sucedido aún no se hubiera redactado, el socialista Mohamed Mohand replica que “hay que tener mucho cuidado” para que no sea declarado nulo el expediente

lunes 26 de agosto de 2019, 04:09h
El viceconsejero de Servicios Sociales y Salud Pública y diputado del PSOE, Mohamed Mohamed Mohand, ha pedido al consejero de Ambiente y Sostenibilidad y diputado de CPM Hassan Mohatar que “no se caliente” a la hora de exigir celeridad en la investigación sobre la aparición de 41 borregos muertos en el río de oro en los días previos a la celebración del Aid El Kebir. Mohamed ha recordado que en tipo de expedientes “hay que tener mucho cuidado” porque se puede recurrir y solicitar su nulidad. En cualquier caso, ha avanzado que ya tiene localizada la persona que arrojó los animales y que se le impondrá una sanción económica. El viceconsejero ha dicho que las motivaciones que llevaron a actuar así son económicas al querer ahorrarse el coste de la incineración de los borregos en la planta incineradora.
Mohamed Mohand, en el transcurso de una entrevista en Cope Melilla, ha manifestado que tras la aparición de 41 borregos muertos en el Río de Oro el pasado 1 de agosto “se abrió una investigación como no podía ser de otra manera por parte de los veterinarios de la Dirección General de Sanidad y Consumo”.

Preguntado por las críticas del consejero de Medio Ambiente por la tardanza en conocer este informe, el viceconsejero de Salud respondió a su compañero de Gobierno que “cuando se lleva a cabo un informe que tiene como consecuencia directa la apertura de un expediente, esto conlleva un tiempo, hay unos matices legales y técnicos que deben de tenerse en consideración” que requieren de un tiempo. “Un tiempo -ha proseguido Mohamed- que no ha sido exagerado porque la ley de procedimiento común de las administraciones públicas habilita a meses para que se lleve a cabo la preparación de un expediente, sin embargo, lo hemos hecho en estas dos semanas”.
“Tengo que decir que el informe ya está redactado, pero por una cuestión legal no puedo entrar en el meollo de la cuestión, simplemente porque está abierto a recurso de las partes” ha asegurado el titular de Servicios Sociales y Salud Pública. “Imagínense que yo hablo públicamente del expediente, la otra parte podría recurrir y solicitar la nulidad del mismo, por eso siempre hay que tener mucho cuidado con estas cosas y, si me permiten la expresión, no calentarse”.

El viceconsejero se ha pronunciado de este modo después de que Hassan Mohatar afirmara hace unos días que es “gravísimo” que aún no se hubiera redactado el informe sobre lo sucedido cuando ya habían pasado 10 días de los hechos y de tener perfectamente identificado al cebadero responsable”. Mohatar llegó a afirmar que no quería pensar que se debiera a la relación familiar que existe entre el responsable de Sanidad Animal de la Ciudad y el veterinario de la explotación. El consejero de Medio Ambiente recordó que una sanción de este tipo, contra la salud pública, podría alcanzar hasta los 100.000 euros.

Identificado el autor
En la misma entrevista radiofónica, Mohamed Mohamed ha declarado que “en cuanto termine el período del plazo de recursos de las partes y se comunique el expediente sancionador, sin que quepa recurso más allá de los judiciales, se puede hacer público el informe”.

El titular de Servicios Sociales y Salud Pública, no obstante, ha avanzado que “voy a decir el contenido sin entrar del todo: hay una sanción económica cuantiosa importante y se sabe quién es el culpable de arrojar los borregos, no hay dudas de esa persona”.

El objetivo se la multa, ha indicado, es que hechos como el sucedido el 1 de agosto no vuelvan a producirse: “Es una imagen horrorosa y feísima que aparezcan 41 borrego muertos en el río” ha admitido, para señalar a continuación que las motivaciones que llevaron a dicha persona, cuya identidad no reveló, a actuar así: intentar evitar el coste de la incineración de los corderos en la planta incineradora.