www.melillahoy.es
DESPUÉS: Así luce ahora la zona, donde se ha recuperado la muralla
Ampliar
DESPUÉS: Así luce ahora la zona, donde se ha recuperado la muralla (Foto: Guerrero)

Melilla la Vieja recupera su muralla en el Mantelete tras derribar el edificio Lalchandani

ANTES: Aspecto de la muralla antes de iniciar la obra, en febrero de 2019
Ampliar
ANTES: Aspecto de la muralla antes de iniciar la obra, en febrero de 2019 (Foto: Guerrero)

La obra, que inició la Consejería de Fomento a finales de febrero, ha desmontado el inmueble y reconstruido la muralla perdida en 1888

lunes 02 de septiembre de 2019, 04:06h
Cualquiera que pase por el Mantelete y observe con cierta atención la muralla de Melilla la Vieja, podrá percibir una gran diferencia respecto al estado que ha presentado durante las últimas 13 décadas, en las que en vez de piedra había un edificio, concretamente la fachada del edificio de Lalchandani. Hoy, aquel inmueble, que se construyó en 1888, ya no existe gracias a una obra recuperación del patrimonio cultural que empezó la Ciudad Autónoma a finales de febrero, y que hoy está prácticamente culminada.
El objetivo de la entonces Consejería de Fomento (actual Consejería de Infraestructuras y Urbanismo) era recuperar la parte del lienzo de muralla de Melilla la Vieja que se perdió hace 131 años con la construcción de uno de los primeros inmuebles extramuros de la ciudad a los pies del recinto fortificado.
Aquella decisión urbanística de finales del siglo XIX supuso el derribo de uno de los llares (sistema defensivo) del Pueblo, que se está recuperando en la actualidad.
La Ciudad Autónoma está invirtiendo en esta actuación 109.820 euros de Fondos Feder para recuperar el “Llares número 3”, tal y como aparece recogido en documentos históricos.
Para ello, se ha demolido el edificio integrado en la muralla, que fue adquirido por la Ciudad Autónoma y que se ha desmontado “elemento a elemento”, y se ha reconstruido la muralla perdida utilizando piedra antigua similar a la original.
El proyecto también contempla recuperar en la medida de lo posible las cañoneras situadas en la parte superior, que da a la Plaza de Armas, e instalar iluminación ornamental.