www.melillahoy.es

Detenido in-fraganti el presunto autor de rotura de retrovisores a dos vehículos, sin motivo aparente

Recientemetne aparecieron varios vehículos con daños
Recientemetne aparecieron varios vehículos con daños

El autor pudo ser interceptado a pesar de que se dio a la fuga tras verse sorprendido por los agentes

sábado 07 de septiembre de 2019, 04:15h
El Grupo de Atención al Ciudadano de la Policía Nacional detuvo la madrugada del viernes al sábado a un joven como presunto autor de daños intencionados, ya que fue sorprendido propinando patadas a los espejos retrovisores de dos turismos que se encontraban aparcados en la calle General Polavieja de esta ciudad a la altura de la Pizzería Florida.
La mencionada persona, que ha pasado a disposición del Juzgado, iba propinando patadas a los vehículos que se encontraban en la zona, y al verse sorprendido, emprendió la huída a la carrera, siendo alcanzado en las calles de alrededor por la misma patrulla policial que le había sorprendido.
“Es de significar -indica la Policía- la colaboración de un ciudadano que se presentó en el lugar ante los policías, manifestando haber sido testigo de los hechos narrados y ofreciéndose a prestar declaración”. Por el momento se desconoce la cuantía a que asciende los daños que causó en ambos vehículos.

Dos individuos detenidos por una pelea por una discusión monetaria Por otra parte, el Grupo de Atención al Ciudadano de la Policía Nacional detuvo la madrugada del sábado al domingo a dos hombres, ambos como presuntos autores de lesiones mutuas. Los hechos ocurrieron en la zona del Barrio del Real, concretamente en la Calle Castilla de esta Ciudad.

Los agentes actuantes fueron requeridos por la Sala del 091 de la Jefatura al respecto de la reyerta que estaba ocurriendo y una vez en el lugar acababa de terminar todo y ambos individuos se encontraban sangrando.

Aparentemente el desencadenante fue el impago de bebidas alcohólicas de uno al otro, comenzando así la discusión que terminó en pelea callejera, en la que tras los golpes ambos terminaron utilizando como armas cristales de las propias botellas que habían consumido.

Los dos fueron detenidos y trasladados, por separado, al Centro de Urgencias para su cura y posteriormente ingresados en los calabozos hasta su disposición Judicial.