www.melillahoy.es
Imagen de una de las sesiones de yoga que realiza Inmaculada Gaitán en el Club Marítimo
Imagen de una de las sesiones de yoga que realiza Inmaculada Gaitán en el Club Marítimo

Gaitán: “El yoga se está convirtiendo más en una filosofía de vida, que en un deporte en sí”

Inmaculada Gaitán, profesora de este deporte en Melilla, señala que lleva 10 años desarrollándolo y que cada vez hay más respuesta positiva por parte de la ciudadanía, ya que según señala, “la ciudad tiene índices de estrés”

lunes 09 de septiembre de 2019, 04:05h
Inma Gaitán, profesora melillense de yoga, explica que lleva como 10 años con la práctica de este deporte, que para algunos, y en especial para ella, al final es una filosofía de vida. Del mismo modo, explica que cada vez la respuesta de los melillenses con está práctica “es muy positiva”, porque incluso “el mismo médico recomienda realizar yoga”, apunta Gaitán. En este sentido, indica que Melilla, a pesar de ser una ciudad no muy grande, presenta “ciertos niveles de estrés que quedan reflejados, por ejemplo, a la hora de conducir”, por lo que señala que “los ciudadanos al final buscan el yoga para dedicarse un poco de tiempo para ellos mismos”.

El yoga, según indica Inmaculada Gaitán, profesora de esta disciplina, puede ser de gran utilidad para problemas de nivel fisiológico. De hecho, “hay bastante demanda, por ejemplo, por el día a día, ya que hay más estrés y se busca un poco el tema de la relajación y del estiramiento; en Melilla observo que hay bastante respuesta en este sentido”, mantiene Gaitán.
“Tenemos clases de 12 a 14 alumnos por la tarde; por la mañana, a las 7:30, tengo uno de 10; aunque el grupo de la tarde suelen ser de 16 personas, no suelen ser alumnos fijos, van y vienen”, explica la profesora.
“También pienso que hacerlo con mucha gente no lo prefiero, porque me gusta buscar la alineación, ayudarlos, darles una atención más personalizada; si el número de alumnos es muy grande, esto no se puede llevar a cabo; quiero ir cuidando a cada uno de mis alumnos”, agrega.
En un principio Gaitán imparte las clases en el Club Marítimo e intentando que sean al aire libre; por la mañana los alumnos y la profesora ven el amanecer; ahora que ha bajado el calor, también las están desarrollando frente al mar.
En este sentido, la experta en esta disciplina señala que “soy una privilegiada porque las vistas que tengo y porque puedo hacerlo en sitios como estos”.
Sin embargo, el problema está cuando llega el invierno, que ya hay que volver al aula, pero siempre intentan hacer alguna clase al aire libre, porque, como señala la profesional, “potencio mucho el estar en contacto con la naturaleza”.
Por otro lado, la profesional de este deporte, señala que “hago talleres para recaudar fondos para distintas asociaciones de animales de Melilla; así que, cuando lo puedo hacer al aire libre lo organizo y hago una sesión de yoga para celebrar, por ejemplo, la primavera o el inicio del verano”.
Siempre que hace una taller lo relaciona con la estación en la que estemos, así pues la práctica depende del mes en el que nos encontremos, por eso “potencia hacerlo al aire libre”.

Melilla y el estrés
“Pienso que el día a día, aunque sea una ciudad en la que no se aprecia mucho el estrés en comparación con grandes ciudades, el trabajo, la familia y las preocupaciones, marquen niveles importantes de estrés en los melillenses y eso se puede apreciar, por ejemplo, en la conducción”, explica la profesional.
En este sentido, señala que “hay mucha tensión y poca paciencia, por lo que creo que muchas personas más que ver el yoga como un deporte lo están apreciando como una filosofía de vida”.
“El yoga al final es filosofía y un camino de vida; para mí es encontrar una pequeña isla donde te encuentres a salvo; así que es un momento que te dedicas a ti mismo para encontrarte, es un bálsamo y una medicina”, puntualiza.
Así pues, para poder acceder a las clases de esta profesional melillense, tan solo hay que informarse por sus distintas redes sociales o por las entidades en las que realiza algunas de estas sesiones, como es el Club marítimo. Además, indica que los medios se hacen también eco.


La cultura hindú, cuna de esta disciplina y que acoge con las manos abiertas los distintos talleres


Por otro lado, Melilla es conocida por sus culturas, entre las que se encuentra la hindú, cuna de esta disciplina. Por lo tanto, Inmaculada Gaitán, profesional de este deporte, señala que “tengo un vínculo muy fuerte con la cultura hindú, porque llevamos años haciendo talleres en su templo y siempre me han apoyado desde los inicios, trabajando en conjunto cuando hemos hecho algún taller o alguna sesión, como en Navidad para recoger juguetes o alimentes. De hecho, mis talleres casi siempre son con esta cultura”.
Así pues, y como adelanto, la profesional de esta disciplina indica que “pronto en el templo hindú comenzaremos con un yoga terapéutico, aunque aún no está del todo determinado”. “La idea es hacer un yoga que al final las personas puedan llevarlo a cabo en sus propias casas, que tengan unas herramientas para que puedan solventar algún problema, como es el lumbar o el principio de ciática; es enseñar para que ellos cojan el hábito y la disciplina, más que para que vengan todos los días”.


“La historia es importante porque así se siente que tiene un soporte y una tradición de siglos, que no es algo que ha aparecido ahora”


Asimismo, explica que desarrolla sesiones fuera de la ciudad; además, señala que es historiadora de arte también y que aparte de enseñar la práctica, imparte un poco de historia acerca de este deporte para contextualizar la sesión.
“Es importante dar un sentido teórico a la práctica, porque aunque se crea que se desarrolla en la India, que así es, también tiene unos orígenes más antiguos; puesto que en el Neolítico ya podemos ver resquicios de personas que se sentaban para la meditación”, explica la profesora.
En este sentido, agrega que “esto es importante porque así se siente que tiene un soporte y una tradición de siglos, que no es algo que ha aparecido ahora y que es moderno; por eso he querido comenzar con este tipo de talleres, el último ha sido en un festival en Castellón”. También añade que “se está creando muchos estereotipos alrededor de esta práctica y algunos de ellos no son así, así que creo que esta contextualización es importante”.

El yoga y las estaciones
Por otro lado, relacionado con la naturaleza y la conexión que existe con este deporte, Gaitán señala que “tengo pensado hacer un taller de otoño, para celebrar el equinoccio, que, posiblemente, se desarrollará en los pinos”
Este taller, para esta experta melillense es de los más relevantes entre todos los que se pueden realizar, porque, según ello, “es importante este lugar porque a nivel energético es la época del año donde se producen los nuevos comienzos; una época que nos ayuda a reflexionar, a saber cómo ha ido todo el año, qué necesitamos limpiar internamente”.
“Para mí es la estación y momento del año más importante, porque pienso que este comienza en otoño; es a partir de aquí cuando evalúas tu vida y reinicias”, señala la profesora.
“Siempre que hago una taller lo relaciono con la estación en la que estemos, así que la práctica depende de dónde estamos, por eso el potenciar hacerlo al aire libre”, mantiene la profesional de este deporte en la ciudad melillense.

Imagen de uno de los momentos de la sesión de yoga en el festival de Castellón
Imagen de uno de los momentos de la sesión de yoga en el festival de Castellón