www.melillahoy.es
En imágenes, los feriantes, ayer, se preparaban para la lluvia colocando sobre sus puestos toldos; sin embargo, el tiempo desoló el recinto ferial
En imágenes, los feriantes, ayer, se preparaban para la lluvia colocando sobre sus puestos toldos; sin embargo, el tiempo desoló el recinto ferial

La Feria 2019 termina con “más pérdidas que ganancias” para los feriantes, concluyendo con un balance “muy negativo”

domingo 08 de septiembre de 2019, 04:09h

Hoy domingo termina una semana de feria con motivo de la patrona, la Virgen de la Victoria. Pero no todo ha sido diversión y alegría; en esta edición también se ha contemplado la otra cara de la moneda, que ha resultado ser no muy positiva.
Los feriantes coinciden en la misma conclusión para esta Feria 2019: “Hay más pérdidas que ganancias”.

Una feria difícil
Una gerente de un puesto de algodones indica que “llevo toda una vida viniendo a esta feria, mi madre acudía religiosamente cada edición al recinto ferial para vender algodón de azúcar, y puedo decir que este año ha sido de los peores que hemos vivido, no hay gente y no ha habido las ventas necesarias para poder sacar ganancias”.
Por otro lado, la misma feriante indica que “no puede ser que a la una de la madrugada la feria esté vacía, eso no se ve en otras fiestas de España”.
Otro feriante de otro puesto indica que “la edición de feria de este año ha estado vacía, no hay personas que quieran comprar; vienen se dan una vuelta y listo, para casa pronto”.
Algunos de los preguntados remarcan que “si hacemos un balance de lo que hemos ganado con lo que hemos tenido que pagar para venir aquí y poder montar son más las pérdidas que lo que se gana”.

Posibles motivos
Todos los feriantes consultados coinciden en el mismo punto en cuestiones de qué puede haber pasado para que esta feria haya sido “una de las peores de todas en cuestiones de ventas”.
Según alegan todos ellos opinan que “las gestiones de la frontera nos afecta directamente en estos días a nosotros; si no la abren no entran familias con niños que quieran disfrutar de las atracciones y de los distintos puestos, por lo que las ventas decaen considerablemente, con lo que supone eso a nivel financiero”.
Por lo tanto, opinan que para las próximas ediciones, la mejora recaería sobre la apertura o clausura de la frontera para que Melilla y su feria sufra un repunte para los feriantes.
Sin embargo, esta edición dejará una huella en los distintos vendedores y comerciantes de la feria, puesto que varios de ellos, a la hora de prever si el año que viene se trasladarán hasta aquí o no, no lo tienen muy claro, concluyendo con un “puede que no vengamos porque el barco y el traslado es un gasto mayor que lo que vendemos, y si la situación no va a cambiar, porque parece que no, a nosotros no nos conviene venir”, como detalla un feriante.
En definitiva, la feria de 2019 “no ha dejado buenas sensaciones”.


Inseguridad en la medianoche


Según relatan algunos feriantes, tras pasar la medianoche la feria de este año “se volvía algo más insegura”, a pesar de toda la vigilancia que ha habido gracias a los distintos cuerpos de seguridad, y a los que le agradecen “todo el trabajo que han realizado durante estos días”. Los feriantes cuentan que pasadas las 12 de la noche, han habido robos de los distintos puestos de comida, como los de algodones o turrones. “Hubo una noche en la que me intentaron robar varios cubos de algodón de azúcar; vienen en grupo y te lo quitan”. Pero del mismo modo, una feriante detalla que “he sabido que a un comerciante de un puesto de turrones le quitaron un cuchillo que usaba para cortar las distintas tabletas sin que se diera el hombre cuenta y tuvo que ir corriendo a la Policía para avisar”.

La Feria 2019 termina con “más pérdidas que ganancias” para los feriantes, concluyendo con un balance “muy negativo”