www.melillahoy.es

FÚTBOL - SEGUNDA B

Los azulinos no estuvieron acertados en su primer partido como visitantes
Los azulinos no estuvieron acertados en su primer partido como visitantes (Foto: MERYL99)

Domingo negro azulino

INTERNCIONAL DE MADRID 5-1 U.D. MELILLA

lunes 09 de septiembre de 2019, 04:00h
La Unión Deportiva Melilla perdió ayer por 5-1 en su visita al Internacional de Madrid. Con este resultado el conjunto de Víctor Cea se queda con tres puntos al término de la Jornada 3ª y con un partido menos, el que debe recuperar el 18 de septiembre en Vigo, ante el Celta B. Derrota, la de ayer, muy dolorosa para la plantilla azulina y que deja una lectura clara, aprender de los errores para no volver a cometerlos.
El arranque de partido, sin embargo, presumía algo bien distinto. En los primeros diez minutos, por ejemplo, el peligro lo generó la U.D. Melilla, bastante activo y cargando el juego por la banda derecha. De todas formas, el Inter no tardó en dar muestras de su peligro al contragolpe. Y en ese juego de ida y vuelta, en esas jugadas a balón parado, acabaría superando a los unionistas poco a poco.
Al filo del cuarto de hora, en apenas un minuto, tanto Garay como Oleaga tuvieron que emplearse a fondo para desbaratar dos buenas ocasiones de los madrileños. Era un aviso. Y la única réplica azulina llegaba con un remate alto de Michele Diana.
No acababa de encontrar su sitio el Melilla, pero en el minuto 20, cuando parecía que se podía crecer, llegaba el primer mazazo. Rubén Ramos aprovechó un buen servicio desde la derecha para hacer el 1-0, en una jugada totalmente desafortunada que pilló desprevenido a Oleaga.
El intento de respuesta de los azulinos sería a balón parado, con un gran saque de falta de Carri que no acabó en gol gracias a una magnífica estirada de Felipe Ramos. Y del posible empate, al 2-0. En el 33’ de juego el acecho interista tuvo recompensa. La primera intentona la evitó Oleaga con una buena mano abajo, pero nada podía hacer con el rechace a bocajarro de Llerena. Los de Marcos Jiménez habían sacado una rentabilidad máxima a sus acercamientos y el partido se ponía muy cuesta arriba para los pupilos de Víctor Cea.
En el segundo tiempo, con el 2-0 adverso, la U.D. Melilla salía de nuevo al acecho, pero sin acierto. Los veinte primeros minutos fueron de ida y vuelta, con el Inter mucho más cómodo en esa tesitura. Y su saber estar les daría resultado.
En el 67’ de juego, una pérdida azulina en el medio campo acabó en los pies de Del Pozo, que regaló el esférico a Rubén Ramos para marcar un golazo por la escuadra. Llegaba el 3-0 y el Inter sentenciaba el partido.
El desastre aumentó en el 77’ de juego, con una falta botada desde la izquierda por Nouman, que remataba un atacante local en el segundo palo para que Rufo remachara en el segundo con Oleaga ya batido. Era el 4-0 en un partido para olvidar.
El gol del honor llegaría a nueve minutos del final en una jugada personal de Mawi, que sentaó a dos marcadores y con un disparo duro batía a Felipe Ramos (4-1).
Pero aún faltaba otro tanto del Inter, que subía al marcador en el 87. Un disparo desde la frontal de Rufo, certero e imparable, acababa en la escuadra para redondear una mañana perfecta para los de Boadilla y negra para los melillenses.