www.melillahoy.es
El secretario general del PP de Melilla, Miguel Marín, muestra el escrito del PP
Ampliar
El secretario general del PP de Melilla, Miguel Marín, muestra el escrito del PP

El PP insta a Albert Rivera a que llame la atención a De Castro por no pedir que se convoque el CPFF

Afirma que el presidente “se aleja de la postura oficial de Cs” de exigir una reunión para que las comunidades reclamen al Gobierno el dinero de la financiación autonómica.- A Melilla le corresponden 4 millones de euros

miércoles 11 de septiembre de 2019, 04:00h
El PP de Melilla criticó ayer que el presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, “se aleja de la postura oficial” de su partido, Ciudadanos (Cs), al no pedir que se convoque el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para exigir al Gobierno lo que corresponde a Melilla en el sistema de financiación autonómica. Por esta razón, el también portavoz del PP en la Asamblea de Melilla instó al líder nacional de Cs, Albert Rivera, que llame la atención a De Castro y le exija que inste al Gobierno de España a que convoque el CPFF, como está haciendo Cs a nivel nacional y en todas las autonomías donde ha formado gobierno.

En rueda de prensa, el secretario general del PP de Melilla, Miguel Marín, mostró la sorpresa de su partido por la actitud de De Castro ante este asunto, en el que “no dice absolutamente nada” y “se aleja nuevamente de la postura oficial de Cs nacional, como ya hizo en la sesión de investidura”, en la que no cumplió el acuerdo de ambos partidos para que gobernara la lista más votada.
Por ello, Marín cree que De Castro “en teoría es de Cs”, ya que “no se sabe si se ha ido del partido o actúa al margen de él”, habida cuenta que sobre la convocatoria del CPFF “mantiene una actitud al margen de la dirección nacional” de la formación naranja y “no dice nada y lo único que se le ha oído es que hay que tener paciencia”.
“¿Paciencia de qué, si es un dinero que le corresponde a las comunidades autónomas y van a servicios esenciales para el conjunto de los ciudadanos?”, preguntó Miguel Marín antes de recordar al presidente de la Ciudad Autónoma que se trata de los intereses de Melilla y los melillenses.

Presenta un escrito
En este punto, anunció que el PP ha registrado un escrito dirigido al presidente de la Ciudad Autónoma en el que le insta a que escriba al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y le pida una convocatoria del CPFF, en la que Melilla pueda reclamar los 4 millones de euros que, aproximadamente, le corresponden.
Marín recriminó al presidente de Melilla que “va por libre y se encuentra solo” como único diputado de Cs en la Asamblea regional, lo que es una muestra, en su opinión, de que “con un diputado no se puede ser presidente” de una autonomía, lo que ha provocado que los problemas que ya había se hayan agravado. Así, puso el ejemplo de la frontera, cuyos pasos funcionan con “caos”, o el cierre de la aduana comercial, que acaba de cumplir un año sin que De Castro se haya referido aún a este asunto desde que asumió la Presidencia de la Ciudad Autónoma.
“Lo único de lo que se ha preocupado De Castro para ponerle solución es para cobrar 7.000 euros al mes. El resto de cuestiones están abandonadas”, denunció públicamente Marín, que acusó al presidente melillense de hacer “dejación de funciones”.

Marín acusa a De Castro de generar incertidumbre en Melilla por la falta de programa de Gobierno y propuestas

El secretario general del PP de Melilla, Miguel Marín, acusó ayer al presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, de generar incertidumbre en la ciudad debido a la ausencia de un programa de Gobierno pese a que han transcurrido casi tres meses desde que asumió la Presidencia. “Van a ser tres meses perdidos, en los que los melillenses aún desconocemos cuál es el programa de Gobierno que De Castro quiere para la ciudad”, apuntó Marín al recordar que “no existe ningún modelo de ciudad ni propuestas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Absolutamente nada de lo que cualquier presidente autonómico o alcalde de una ciudad presenta a los ciudadanos antes de ser elegido”. A su juicio, “eso es inadmisible porque genera lo que está generando en la ciudad, que es incertidumbre y desconfianza, por lo que las empresas no invierten en la ciudad”. Esto evidencia, según Marín, que “con un diputado no se puede ser presidente”.