www.melillahoy.es
La detención tuvo lugar el pasado 21 de noviembre de 2017 en Melilla
Ampliar
La detención tuvo lugar el pasado 21 de noviembre de 2017 en Melilla

El presunto yihadista acusado de intentar captar a jóvenes de Melilla acepta dos años y medio de prisión

jueves 12 de septiembre de 2019, 04:00h
Un melillense de 23 años acusado de tratar de instruir, captar y radicalizar a otros jóvenes de la ciudad autónoma ha aceptado este miércoles, en el juicio celebrado en la Audiencia Nacional, una condena de dos años y medio de prisión por autoadoctrinamiento terrorista.
En un principio, la Fiscalía pedía para el acusado 14 años y 5 años de cárcel por, además del delito ya citado, integración en el grupo terrorista Estado Islámico (DAESH o ISIS), si bien el Ministerio Público y la defensa han alcanzado un acuerdo de conformidad por el que el joven ha aceptado una condena menor.
El procedimiento contra el acusado, cuyas iniciales son A.M.M., se inició a raíz de la denuncia de un testigo protegido, que hablaba de la existencia de un grupo de personas radicalizadas, que al parecer estaban en posesión de armas y con planes de cometer acciones violentas. La intervención telefónica del móvil de una de estas personas llevó hasta A.M.M.

Juramento de fidelidad
Según los investigadores, desde el principio se pudo observar el deseo del acusado de "infundirse, imbuirse o inculcarse y reafirmarse en el ideario de las organizaciones terroristas yihadistas, principalmente en el DAESH, hasta el extremo de encontrar en su domicilio habitual un manuscrito de juramento de fidelidad a Abu Bakr al Bagdadi", el líder del Estado Islámico.
También se relacionó con personas que actualmente se encuentran condenadas por integración en organización terrorista, concretamente un yihadista procedente de Malí que fue juzgado también en la Audiencia Nacional.
Es lo que concluyeron los investigadores después de examinar multitud de conversaciones telefónicas o presenciales --estas últimas captadas a través de balizas-- intervenidas a A.M.M., además del rastreo de su actividad en internet, donde se conectó en sólo ocho meses en más de 100 ocasiones a plataformas del Estado Islámico, realizó más de 700 consultas de material yihadista y vio unos 70 vídeos difundidos por la organización terrorista, cuyo contenido iba desde exaltación de atentados hasta la iniciación en la comisión de acciones terroristas.
La detención tuvo lugar el pasado 21 de noviembre de 2017 en Melilla.