www.melillahoy.es

Tanto pequeños y mayores se sorprendieron con la exhibición de los zapadores del Regimiento de Ingenieros nº8 y también con la canina

El brigada Del Campo portando la bandera de España hasta Los Cárabos
El brigada Del Campo portando la bandera de España hasta Los Cárabos

Los paracaidistas de la BRIPAC emocionan a los melillenses en la conmemoración de los 522 años de españolidad de la Ciudad

miércoles 18 de septiembre de 2019, 04:00h
Centenares de melillenses celebraron en el día de ayer el 522 aniversario de españolidad de la Ciudad en la playa de Los Cárabos viendo el aterrizaje de los paracaidistas de la Brigada Paracaidista del Ejército de Tierra (BRIPAC). Tanto pequeños y mayores se sorprendieron al ver la exhibición de los zapadores del Regimiento de Ingenieros nº8, además de la canina y del servicio cinológico. El jefe de la patrulla de paracaidistas finalmente entregó una bandera de España al presidente de la Ciudad Autónoma acompañado por el comandante general de Melilla, José Miguel de los Santos Granados.
El tesoro de Pedro de Estopiñán escondía la bandera de la Ciudad de Melilla
El tesoro de Pedro de Estopiñán escondía la bandera de la Ciudad de Melilla
Los paracaidistas de la Brigada del Ejército de Tierra quisieron sorprender a los ciudadanos en la conmemoración de los 522 años de la españolidad de Melilla, aunque por las condiciones meteorológicas tuvieron que retrasar su ejercicio.

Ingenieros nº8
Por ello, primeramente, los zapadores del Regimiento de Ingenieros nº8 procedieron a revisar la arena por la playa de Los Cárabos por si se encontraban algún obstáculo.

Uno de los zapadores encontró un posible explosivo y llevó a cabo el protocolo para este tipo de situaciones, marcó el perímetro y uno de los canes detectó la zona en la que estaba enterrado bajo la arena y la marcó para que uno de los ingenieros del servicio cinológico pudiera actuar.

Finalmente, lo que encontró no fue ningún explosivo sino el tesoro de Pedro de Estopiñán con un par de bolsas de caramelos para unos pequeños del público y la bandera de la Ciudad de Melilla para conmemorar los 522 años de españolidad.

El capitán Eduardo Diez Vega, jefe de la Compañía de apoyo del Regimiento de Ingenieros nº8, explicó a los medios de comunicación que han intentado simular un ejercicio tipo de los que se harían en zona de operaciones cuando reconocen un punto vulnerable o sensible.

Señaló que cuando están en alguna operación y ven un punto en el que creen que puede haber algún tipo de peligro para la Fuerza a pasar, hacen este tipo de reconocimiento que se llama en uve o en caja.

También, Diez indicó que es el turno del servicio de los capacitadores que están en el Ejército, el servicio cinológico cuando el zapador verifica que puede haber algo, el perro que es el que se encarga de confirmarlo y luego, el desactivador de explosivos que es el que neutraliza esa amenaza.

Sobre el tesoro de Estopiñán, resaltó que ha sido la bolsa de caramelos para los niños y la bandera de Melilla ya que forma parte de la nación española.

Paracaidistas
Más tarde, fue el turno de los paracaidistas del Ejército de Tierra que fueron llegando uno por uno a la playa de Los Cárabos, aunque fue el último paracaidista, Del Campo, el que portaba la bandera de España que se fue ondeando hasta llegar a la playa.

El jefe de la patrulla de paracaidistas finalmente entregó la bandera de España al presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo De Castro, por la festividad del Día de Melilla.

Algunas de las autoridades que acudieron a este acto saludaron y dieron gracias a la Unidad de paracaidistas por haber realizado el descenso sorprendiendo a los ciudadanos que allí se encontraban.

El brigada Del Campo explicó que pertenece a la Compañía de reconocimiento avanzado de la Brigada Paracaidista y es el líder de la expedición que ha venido a representar este lanzamiento “en esta gran ciudad que es Melilla”.

En cuanto al lanzamiento, detalló que fue un salto de exhibición con equipo táctico, aunque depende mucho de la meteorología porque ayer estaba “bastante complicada”. De hecho, indicó que les dijeron que en toda Melilla no iba a mejorar la meteorología, por lo que, tuvieron que retrasar el lanzamiento, “hemos forzado un poco la situación y al final estamos aquí para vuestro disfrute”.

Para Del Campo portar la bandera de España es “todo un orgullo” y más para él porque contó que su familia paterna es de Melilla y acudieron a la playa para ver el ejercicio.

Señaló que lleva viniendo muchos años a la ciudad gracias al general de división, Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu, que fue su padrino cuando entró en la Brigada Paracaidista con 17 años.
“Hace cinco años hemos logrado venir todos los días de Melilla y hacer partícipe a todos vosotros”, concluyó.