www.melillahoy.es

Buenos días

 Melilla está limpia

Melilla está limpia

Andrés Hernández

jueves 19 de septiembre de 2019, 04:00h


DE GENTE LIMPIA……. Melilla no está sucia. Esta ensuciada. Y lo está, no solo por esa gente desaprensiva y desarraigada de todo comportamiento que no proceda de su propio interés, sin tener en cuenta el interés de los demás.

Gente que tira restos a la calle, despreciando no solo el gasto manifiesto de esos contenedores, sino el bien que para la salud y el decoro de la ciudad representan. Gente que dejan las suciedades de sus perros en la vía publica como una afrenta y falta de respeto a los demás. Gente que creen que las escaleras y rincones públicos son los más indicados para desprenderse de bolsas propias de desperdicios y basuras…. Gente, en definitiva, que creen vivir solos, pero que suelen exigir el amparo, el servicio y la ayuda de todo aquello que suelen despreciar y ofender.

Pero Melilla está limpia…de gente limpia, no solo referente a esa “ciudadanía” anti social y anti todo, que suele estar bien informada de cuáles son sus derechos, pero no quieren saber nada de cuáles son las obligaciones que deben tener.

También la suciedad de Melilla, esta originada–y es lo más lamentable, ya que son los causantes de los comportamientos anteriores- por todos aquellos, que según ellos fueron “elegidos”, para estimular la enseñanza, las obligaciones, y el respeto común, como bases principales de una convivencia social, y no supieron o no quisieron, ver la realidad histórica de esta ciudad, reduciéndola a personalismos interesados, vomitando la presencia que hoy se manifiesta y ensucia esta sagrada tierra.
¡Malhaya sea el caballero que sin espuelas cabalga¡…dijo el Cid, a las puertas de Zamora, cuando perseguía al asesino del Rey Alfonso…¡Malhaya sea el caballero¡…..Hoy se podía repetir esta frase, al saber que las espuelas del corcel que debía haber caminado por vías históricas de continuidad ,respeto y entrega, a todo aquello que dio su vida por ella, fueron sin la menor consideración, suplantadas por los aguijones de enriquecimientos personales y añagazas laudatorias de interesados sicarios partidistas . ¡Malhaya sea!¡Malhaya!
Buenos días a pesar de todo.