www.melillahoy.es

La Ciudad reconoce un repunte en la llegada de menores que sitúan a Purísima con 730 acogidos

viernes 20 de septiembre de 2019, 04:00h
En declaraciones a la prensa, el consejero de Bienestar Social, Fernando Rubia, explicó ayer que la llegada de menores extranjeros no acompañados es “un tema muy influido por la temporalidad”, y que, de hecho, cuando llega el final del verano y la feria hay un repunte importante de chavales de las inmediaciones de la ciudad que tienen por objetivo colarse en un barco y llegar a la península”.
En declaraciones a la prensa, el consejero de Bienestar Social, Fernando Rubia, explicó ayer que la llegada de menores extranjeros no acompañados es “un tema muy influido por la temporalidad”, y que, de hecho, cuando llega el final del verano y la feria hay un repunte importante de chavales de las inmediaciones de la ciudad que tienen por objetivo colarse en un barco y llegar a la península”.

Este año, según dijo, ha habido una serie de “circunstancias acumulativas que han agudizado el problema”, como la Operación Paso del Estrecho, la pascua del cordero y “el periodo vacacional de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, y la consecuencia es que el centro de Purísima cuenta con 730 acogidos.

Añadió que muchas de las personas que “vienen a Melilla a intentar ocultarse en un barco, cuando la Policía les impide el acceso al puerto, muchos se frustran y vuelven a Marruecos”.