www.melillahoy.es
Mesa de recaudación y concienciación de la Plaza Menéndez Pelayo de AFAL, con los voluntarios y la presidenta de la entidad
Mesa de recaudación y concienciación de la Plaza Menéndez Pelayo de AFAL, con los voluntarios y la presidenta de la entidad

La concienciación sobre el Alzheimer invade las calles de Melilla con la entidad de AFAL

La asociación, como novedad para este año, cuenta con la colaboración de una docente en la lectura del manifiesto y entrega su reconocimiento al “Voluntario del año” a Mari Paz Vilches por “su gran dedicación”

martes 24 de septiembre de 2019, 04:00h
La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer Melilla (AFAL) celebró ayer el Día Mundial de esta “terrible” enfermedad con la colocación de siete mesas en distintas calles de la ciudad para “crear consciencia” acerca del Alzheimer y recaudar, con la colaboración de la ciudadanía melillense, unos fondos económicos para “mejorar el bienestar de los usuarios”, como señaló María Dolores Arjonilla, presidenta de AFAL. Del mismo modo, se entregó el Premio al Voluntario del Año de la entidad.
El pasado 21 de septiembre el mundo entero recordaba y apoyaba a todas aquellas personas que sufren o padecen la enfermedad del Alzheimer, además de sus familiares, que día a día se convierten en pilares fundamentales para estos pacientes.
Ayer, Melilla se sumó a esta “celebración” de la mano de AFAL, que, como un año más, puso a disposición de los ciudadanos diferentes mesas de información, siete en concreto, donde se podía colaborar monetariamente con la entidad. Así pues, los lazos verdes en las camisetas de los melillenses eran habituales en las calles de la ciudad.
María Dolores Arjonilla, presidenta de la entidad, mantuvo que “esperemos que todas las mesas vayan bien y tengamos una respuesta positiva, como ha sucedido en otros años”. “Nosotros este año hemos notado, desde que volvimos de las vacaciones, que más familias han acudido al centro para intentar ingresar a sus usuarios; eso es buena señal, porque se están concienciando de que existe una asociación y de que podemos cuidarlos, por lo que ese aspecto es bastante positivo”, detalla Arjonilla.
Pero el fin de esta recaudación solidaria no es otro que ellos, los usuarios de AFAL que hacen uso de sus instalaciones y de sus servicios. “Con el dinero que consigamos hoy en las diferentes mesas y huchas irá destinado al mejorar el bienestar de nuestros miembros; a ellos les gusta que realicemos diversas acciones, como son las celebraciones, por ejemplo; por lo que esto va dedicado a ellos”, mantuvo la responsable de la entidad.

Novedad para el manifiesto
Arjonilla explicó que “este año tenemos una novedad con respecto a otros año para el Día Mundial del Alzheimer”. Este cambió se basaba en que, al contrario que en otras ediciones en las que la voz que leía el manifiesto provenía de algún miembro de un medio de comunicación de la ciudad, este año, este puesto, lo ha ocupado una profesora del CEIP Juan Caro.
“La hemos elegido porque este año llevamos a cabo un concurso de redacción en los centros escolares de Melilla sobre el Alzheimer y una alumna del centro del Juan Caro ganó, por lo que hemos decidido que su profesora lea el manifiesto de este año”.
Este año, con el manifiesto, se quiso poner en relieve la incidencia en la ciudadanía de esta enfermedad y en la importancia de crear una consciencia para poder “combatir y ganar” a esta “terrible” enfermedad, que, hoy por hoy, aún no tiene cura.
Así pues, se pidió el apoyo de la ciudadanía y de las autoridades para poner el granito de arena en la investigación de esta enfermedad. Además, se resaltó la labor que realiza AFAL con sus distintos usuarios y sus familiares, a los que también se les dedicaron unas palabras.

Premio de AFAL
Como es ya tradición en la entidad, con motivo de este Día se entrega un reconocimiento al voluntario o socio del año de AFAl, aunque en esta edición este “premio” ha sido para Mari Paz Vilches.
“Este año queremos hacer un pequeño homenaje a una persona y voluntaria de nuestra asociación que ha entregado toda su vida a cuidar de su padre, pero no solo como padre o como enfermo de Alzheimer, sino también por su servicio que presta a niños y mayores de familias necesitadas de la Ciudad. Mari Paz Vilches forma ya parte de la familia, porque su padre lleve con nosotros cerca de una década y está siempre muy bien cuidado”, explicó Arjonilla, dándole las gracias por toda su labor y por pertenecer a AFAL.
Por su parte, Vilches, recién recogido su reconocimiento, mantuvo frente a los medios que “han pensado en mí, pero podría haber sido cualquiera que esté en casa o en algún lugar al cuidado de una persona con Alzheimer; yo quiero dedicar esto a todos los que están ayudando en lo que pueden, como ellos que han sido un apoyo incondicional durante todos estos año. Ojalá se pueda encontrar algo que combata esta enfermedad”.

Una “hermana” solidaria
Del mismo modo, un año más la Casa de Ceuta colabora con la entidad e instala una mesa para la recaudación de fondos y concienciación de la enfermedad en la mesa del Mercado de El Real.
“Es una fecha en la que se recuerda la importancia de que estos enfermos estén bien cuidados y atendidos ; además de la necesidad de contar con la implicación de las administraciones, tanto para facilitar los recursos necesarios como para poder atender a estos usuarios”, afirmaron desde la entidad. “Hay que continuar investigando y desarrollando los estudios necesarios para profundizar en esta enfermedad”, agregaron.
Del mismo modo, y dentro de las acciones que se desarrollaron ayer, la Unidad de Música de la Comandancia General de Melilla pusieron el toque musical antes y después de la lectura del manifiesto.
Mari Paz Vilches, homenajeada por la entidad este año, junto con María Dolores Arjonilla, presidenta de AFAL
Mari Paz Vilches, homenajeada por la entidad este año, junto con María Dolores Arjonilla, presidenta de AFAL