www.melillahoy.es
El acto sirvió para condecorar a trabajadores y personas que colaboran con la prisión y solicitar la liberación de un preso el próximo Jueves Santo
Ampliar
El acto sirvió para condecorar a trabajadores y personas que colaboran con la prisión y solicitar la liberación de un preso el próximo Jueves Santo (Foto: Guerrero)

Los trabajos en beneficio a la comunidad, cada vez más importantes como alternativas a las penas de prisión

En esta línea, un convenio permite a los condenados cumplir su pena participando en las ruedas de reconocimiento

miércoles 25 de septiembre de 2019, 04:04h
El Centro Penitenciario de Melilla conmemoró ayer la festividad de su patrona, Nuestra Señora de la Merced, subrayando la importancia creciente que están teniendo las medidas alternativas a las penas de prisión, como los trabajos en beneficio a la comunidad. Según dijo el director de la prisión melillense, Francisco Rebollo, estas medidas son “un elemento básico” que “ha pasado de medida sustitutoria a principal”, ya que hay casos en los que “la privación de libertad no es la medida más adecuada”.

En este sentido, Rebollo destacó que se ha firmado un convenio con el juez decano de Melilla, Fernando Portillo, y el juez de Vigilancia Penitenciaria, por el que las personas con condena pueden cumplir su pena participando en ruedas de reconocimiento. Esta medida, dijo, ha agilizado “de manera considerable” su gestión.
Asimismo, Rebollo aprovechó la celebración de la patrona de la institución penitenciaria para dar a conocer algunas de las mejoras que se han llevado a cabo en la prisión de nuestra ciudad, como la adecuación de todas las celdas y la mejora de su iluminación mediante luces tipo LED, así como la instalación de un salvaescaleras eléctrico en el módulo de enfermería para mejorar la accesibilidad.

“Esfuerzo ingente”
Durante el acto, Rebollo destacó la importancia de la labor y el “esfuerzo ingente” de los trabajadores, voluntarios y asociaciones que realizan su labor en el Centro Penitenciario para conseguir “el objetivo primordial de la reinserción del condenado”, ya que de esta manera es “como se produce la verdadera y completa victoria social sobre el delito y sus consecuencias”.
Rebollo aprovechó para destacar el “gran honor y orgullo” que supone para la institución penitenciaria la Medalla de Oro que recibió la semana pasada por parte de la Asamblea de Melilla, una distinción que “permite que Melilla se reencuentre con la faceta penitenciaria y reconozca el esfuerzo que se hace desde la institución”.
El acto sirvió para condecorar a trabajadores y personas que colaboran con el Centro Penitenciario, que fueron muy aplaudidos por las autoridades invitadas al acto, que se celebró en el Casino Militar después de la celebración de una misa en el Sagrado Corazón.
Además, el hermano mayor de la Cofradía de Nuestro Jesús Cautivo y María Santísima del Rocío, Gregorio Castillo, solicitó por vigésimo año consecutivo la apertura del expediente que permitirá liberar un preso el próximo Jueves Santo, que tendrá lugar el 9 de abril de 2020.