www.melillahoy.es

Se llevaron a cabo treinta donaciones en una única mañana y la inscripción como donantes de medio centenar de jóvenes

El Campus de Melilla acogió ayer la novena colecta de sangre teniendo muy buena respuesta por parte de los universitarios
El Campus de Melilla acogió ayer la novena colecta de sangre teniendo muy buena respuesta por parte de los universitarios

Los universitarios se vuelcan donando sangre en la novena colecta organizada en el Campus de Melilla

jueves 26 de septiembre de 2019, 04:06h
Los universitarios de todas las carreras del Campus de Melilla se volcaron ayer donando sangre en la novena colecta organizada por la Facultad de Ciencias de la Salud en colaboración con el Centro de Transfusiones y la Hermandad de Donantes de Sangre. Se llevaron a cabo en una única mañana treinta donaciones y la inscripción como donantes de medio centenar de personas. El director del Centro de Transfusión del Ingesa, Miguel Ángel de las Nieves, explicó a este Diario que gracias a iniciativas como esta se hacen visibles consiguiendo que la gente joven se conciencie y se implique en que las donaciones de sangre son importantes para todos.
Algunos de los donantes ayer
Algunos de los donantes ayer
El director del Centro de Transfusión del Ingesa, Miguel Ángel de las Nieves, expresó que es una colecta de donación de sangre que se lleva haciendo desde los últimos cinco años y siempre es un éxito porque acuden muchas personas a donar.

Sobre cómo respondieron los jóvenes, indicó que, “afortunadamente muy bien” y acuden “predominantemente” mujeres. A las doce de la mañana ya llevaban unas catorce donaciones efectivas, pero estaba seguro de que llegarían en torno a unas treinta.

Remarcó que se sacan bolsas enteras ya que no se trata de un análisis, sino de una donación completa que tarda unos diez o quince minutos, más otros diez minutos para que el donante descanse.

En cuanto a los requisitos para donar sangre, el director del centro detalló que el donante debe ser mayor de 18 años, tener conciencia, ser una persona sana, no tener ninguna enfermedad importante y no tener unos hábitos de riesgo o enfermedades que pueden ser negativas para quien recibe la sangre, por ejemplo, hepatitis, enfermedades autoinmunes o cáncer.

De las Nieves expuso que siempre se necesita sangre, diariamente y cree que quien no sea consciente de eso tiene que saber que es “una necesidad diaria y cotidiana”. “Tenemos que hacer un pequeño esfuerzo para que al Hospital no le falte sangre y agradecer a la gente que se preste a ello”, sostuvo.

En este asunto, apuntó que “afortunadamente” siempre tienen un suministro porque hay gente consciente, pero cuando se hace un llamamiento a la población es porque se necesita de algún grupo o hay existencias bajas.

Hizo hincapié en que el desabastecimiento en Melilla es un riesgo real porque tienen un almacenamiento limitado y no pueden llamar a ningún lado para que traigan sangre, es una ciudad que tiene que autoabastecerse “y si eso falla, tenemos que tocar la campanilla de la conciencia”.
“En general, no solemos tener problemas, iniciativas como esta nos hacemos visibles, la gente joven se implica y eso es importante”, dijo.

Respecto a cómo funciona el proceso, De las Nieves explicó que, se recoge la sangre que está a 37 grados, se pone en unas placas que enfrían a 22 grados, recogen cada componente de la sangre, centrifugan la bolsa y obtienen hematíes que los llevan a cuatro grados, el plasma que se congela y las plaquetas que se quedan a temperatura ambiente. Se obtienen tres componentes de la sangre que se transfunde según la necesidad del receptor.

El director del centro aseguró que pueden donar sangre de cualquier tipo sanguíneo ya que “la gente que enferma tiene todos los grupos”, aunque comentó que el consumo predominante es el cero positivo o a negativo.

Donantes del Campus
Andrea Escudero de Educación primaria, indicó a este Diario que llevaba varios años interesada en donar sangre porque le parece “algo bueno”, pero nunca ha podido hacerlo porque se ha estado haciendo piercings y tatuajes. Pero, su compañera le avisó de que se hacia una colecta y cree que era su oportunidad.

Marina Carrasco de Educación Primaria, contó que es algo que siempre ha visto importante, su familia también es donante y cuando ha vito que tenía la oportunidad ha querido acudir. Además, cree que es importante que la gente se anime a donar sangre porque “no se puede sacar sangre de otra manera y más en Melilla”.

Sergio Caracuel de primero de Fisioterapia, resaltó que es la primera vez que donaba sangre y le resultaba “curioso” porque siempre ha tenido ganas, pero nunca lo había podido hacer. “Creo que es necesario y positivo porque hay mucha gente que necesita sangre”, dijo.

Javier Quirós de primero de Fisioterapia, se ha animado a donar sangre porque cree que al igual que le puede hacer falta a alguien hoy una transfusión de sangre, en el día de mañana le puede hacer falta a él. Es la primera vez que dona sangre y remarcó que es positivo porque “a veces un familiar lo necesita y siempre se necesita sangre, nunca es malo que haya de más”.

Una de las responsables de las inscripciones, Lorena Berrios, expuso a este Diario que todos los donantes tienen que rellenar una serie de papeles con datos como nombres, apellidos, DNI, la dirección para meterla en el registro y un cuestionario con preguntas sobre si has estado enfermo. Luego, el papel se le entrega al médico que pregunta el peso que no puede ser menos de 50 kilos, y se pasa a ver la hemoglobina que el tope es de 12,5.

Después, destacó que les miden, les toman la tensión y ya la enfermera lleva a cabo la donación. Berrios contó que se han hecho cincuenta inscripciones en toda la mañana ya que había muchos jóvenes, tanto chicos como chicas, de todas las carreras interesados en donar.

Laly Martínez, de tercer año de Enfermería, resaltó que muchas chicas no pudieron donar porque tenían la hemoglobina baja. Dejó claro que no puede estar más bajo de 12,5, que principalmente se da, sobre todo, en mujeres por el tema de anemia o hormonas.