www.melillahoy.es

CSIF a nivel nacional pide una reunión al MEFP para abordar la situación del profesorado de religión en Melilla

sábado 28 de septiembre de 2019, 04:00h
El sector nacional de Educación de CSIF, central sindical más representativa en la Administración Pública en general y del profesorado de religión en particular, ha pedido a través de un escrito al Ministerio de Educación una reunión “urgente”, ya sea individual o conjunta con el resto de sindicatos representativos del profesorado de religión, para abordar la situación laboral de este colectivo en Melilla en un momento “tan dramático”.

Apuntan que la manera de actuar del Ministerio, sin recibir a los representantes legales, además de ser de “dudosa legalidad, es una irregularidad democrática y, al menos aparentemente, parece mostrar una falta de talante y cultura democrática”.

También al juicio del sindicato pone de manifiesto la falta de “sensibilidad social” del MEFP, pues a pesar de las múltiples propuestas que han planteado durante años para salvaguardar los derechos laborales de este colectivo, ese Ministerio ha optado, “sin diálogo ni ninguna medida paliativa, por disminuir los contratos y proceder a cesar a los trabajadores, incluso una vez comenzado el curso”.
El sector nacional de Educación de CSIF, central sindical más representativa en la Administración Pública en general y del profesorado de religión en particular, ha pedido a través de un escrito al Ministerio de Educación una reunión “urgente”, ya sea individual o conjunta con el resto de sindicatos representativos del profesorado de religión, para abordar la situación laboral de este colectivo en Melilla en un momento “tan dramático”.

Apuntan que la manera de actuar del Ministerio, sin recibir a los representantes legales, además de ser de “dudosa legalidad, es una irregularidad democrática y, al menos aparentemente, parece mostrar una falta de talante y cultura democrática”.

También al juicio del sindicato pone de manifiesto la falta de “sensibilidad social” del MEFP, pues a pesar de las múltiples propuestas que han planteado durante años para salvaguardar los derechos laborales de este colectivo, ese Ministerio ha optado, “sin diálogo ni ninguna medida paliativa, por disminuir los contratos y proceder a cesar a los trabajadores, incluso una vez comenzado el curso”.