www.melillahoy.es

BALONCESTO - LEB ORO

Agada fue un auténtico quebradero de cabeza para los palentinos
Agada fue un auténtico quebradero de cabeza para los palentinos (Foto: PALENCIA BALONCESTO)

El decano vence y convence en su estreno liguero (69-81)

Los de Alejandro Alcoba rompieron el encuentro en Palencia en el tercer cuarto, con un contundente parcial de 18-32

sábado 28 de septiembre de 2019, 04:00h
Caleb Agada lideró a los melillenses en ataque con 19 puntos, bien secundado por Javi Marín con 14.
El Melilla Baloncesto arrancaba ayer de forma inmejorable el nuevo curso baloncestístico, ya que lo hacía con una importante victoria, en tierras palentinas, frente al Chocolates Trapa Palencia por una clara diferente de doce puntos (69-81), en un duelo que se rompió de manera definitiva en el tercer cuarto con un parcial favorable a los de Alejandro Alcoba de 18-32.
Con 58-69 se ponía en marcha el último cuarto y, pese a los intentos de los morados por acercarse en el electrónico, el triunfo no se le escapó al conjunto melillense.
Dídac Cuevas tenía el honor de inaugurar el luminoso al anotar dos tiros libres. Los azulones llevarían la iniciativa en el marcador hasta aproximadamente el minuto 6. En ese instante los palentinos tomarían las riendas del choque, logrando una renta de seis puntos (19-13), tras un parcial 7-0, a escasos 16 segundos del final. Osvaldas Matulionis anotaría un triple casi sobre la bocina para colocar el 19-16 con el que concluyó este primer acto.
En el segundo asalto, los castellano-leoneses siguieron dominando, aunque su máxima ventaja no superó los cinco puntos (26-21), a 6’22”. A dos minutos del intermedio Javi Marín, con un lanzamiento convertido desde la línea de personal establecía empate a 34. Seguidamente, Fede Uclés, con un 2+1, situaba a los suyos tres puntos arriba (34-37), aunque un nuevo arreón de locales les serviría para irse a los vestuarios por delante en el electrónico (40-37).
El tercer periodo se iniciaba con intercambio de canastas y máxima igualdad, hasta que el Melilla Baloncesto puso la directa pasado el minuto 4 con un parcial de 0-11, colocándose con doce puntos de renta (44-56), a 4’20”, después de un mate del gigantón Philipp Hartwich. Los de Carles Marco no arrojarían la toalla, rebajando su desventaja a solo cinco puntos cuando restaba menos de un minuto (58-63). Sin embargo, en ese momento entraba en escena un inspirado Javi Marín, que convertía dos triples y devolvía a su equipo una diferencia por encima de la decena de puntos (58-69).
En el último cuarto, los fallos de cara al aro y las pérdidas de balón por bando y bando hicieron que el marcador no se moviese durante más de cinco minutos. A partir de ahí, los de Alejandro Alcoba controlaron por completo el choque, manejando a la perfección la ventaja de que disponían, no permitiendo en ningún instante que los morados creyeran que podían acercarse en el luminoso. El encuentro llegaría a su término con dos tiros libres anotados por Kevin Larsen, que situarían en el electrónico el definitivo 69-80.