www.melillahoy.es

BALONMANO - PRIMERA DIVISIÓN

Formación del Virgen de la Victoria en el primer partido de liga
Formación del Virgen de la Victoria en el primer partido de liga (Foto: CALDERAY)

Trabajada victoria

CLUB DEPORTIVO IPLACEA 27-28 BM. VIRGEN DE LA VICTORIA

lunes 30 de septiembre de 2019, 04:00h
El C.D. Virgen de la Victoria, de Melilla, se impuso ayer al conjunto madrileño del C.D. Iplacea por el resultado de 27-28, un marcador muy ajustado del que supo sacar partido finalmente el conjunto melillense para obtener un triunfo importante.

En los primeros compases del encuentro se adelantó el conjunto de nuestra ciudad, con un gol de Carlos González, pero estos minutos iniciales fueron muy igualados, con marcadores muy ajustados, en el que el cuadro madrileño casi siempre llevó ventaja.
Sin embargo, todo cambió a partir del minuto 20 de esta primera mitad, en el que los melillenses volvieron a coger ventaja en el marcador (9-10). Los de Pablo Torres apretaron y el Iplacea fue incapaz de volver a ponerse por delante en el marcador, aunque igualó el mismo (12-12) poco antes de llegar al descanso, pero un gol de Carlos González, a dos segundos para el intermedio, hizo que el Virgen de la Victoria se marchase a los vestuarios con una mínima ventaja (12-13).
Segunda parte
Tras el paso por los vestuarios, el conjunto de Pablo Torres tuvo una salida espectacular y, con un parcial de 0-5, puso el electrónico con una diferencia de +6 para el Virgen de la Victoria.
Pero el partido no estaba ganado, ni mucho menos, ya que el equipo complutense sacó su orgullo y, poco a poco fue recortando diferencias a medida que avanzaba el partido, aunque los amarillos respondieron de forma brillante y no dejaron que los locales le empataran o se pusiesen por delante en el electrónico.
De esta forma, se entró en los últimos diez minutos con sólo dos goles a favor de los melillenses, una ventaja que mantuvieron e incluso aumentando (25-28 a falta de 1’22” para el final del encuentro), pero una exclusión de Carlos González dejó en inferioridad a los melillenses y, si bien el resultado no peligró, los madrileños lograron acercarse con un apretado 27-28, con el último gol ya con el reloj a cero.