www.melillahoy.es

Columna Sanitaria

“Vas a reventar como el lagarto de Jaén”

“Vas a reventar como el lagarto de Jaén”

Doctor Antonio García Castillo

lunes 30 de septiembre de 2019, 04:00h
El Lagarto de la Malena o de la Magdalena, más conocido como El Lagarto de Jaén es uno de los 10 Tesoros del Patrimonio Cultural Inmaterial de España.
Este reptil de piedra se encuentra situado en la Fuente más famosa de la Capital del Santo Reino, construida sobre un manantial que allí brotaba y ubicada en un barrio de la parte más alta de la Ciudad, el llamado Barrio de la Malena o de la Magdalena. Dice la leyenda que el terrorífico animal se zampaba de un bocado a todo aquel que se acercaba. Un preso condenado a muerte se ofreció para acabar con él, a cambio del perdón de su condena. Tomó la piel ensangrentada de un cordero, la rellenó de explosivos, prendió la mecha y se lo lanzó, picándole espuelas al caballo. El reptil lo engulló de un bocado y le explotó en el estómago, reventándolo. De ahí viene el dicho tan popular, “Así revientes como el Lagarto de Jaén. Lógicamente en esta columna no vamos a hablar de reptiles, pero sí de una enfermedad por la que “puedes reventar por un atracón de comida”; y esta enfermedad es LA BULIMIA.
La Bulimia es un trastorno alimentario por el cual una persona tiene episodios regulares de comer gran cantidad de alimento (Atracones) durante los cuales siente pérdida de control sobre la comida. Esta misma persona utiliza luego diversas formas (Vomitar, Laxantes) para evitar el aumento de peso. La CAUSA exacta de la enfermedad se desconoce. Los factores genéticos, psicológicos, familiares, sociales y culturales pueden estar implicados. La Bulimia probablemente se deba a más de un factor. Es más frecuente en mujeres que en hombres, sobre todo niñas adolescentes y mujeres jóvenes y saben generalmente que su patrón de alimentación es anormal.
Los SÍNTOMAS y signos pueden incluir lo siguiente: Preocuparse por el peso, vivir con miedo de aumentar de peso, repetir episodios de comer cantidades excesivas de alimentos de una sola vez (Atracones), sentir pérdida de control durante el atracón, forzar el vómito o hacer demasiado ejercicio para no engordar, usar laxantes, enemas o diuréticos después de comer sin ser necesarios, ayunar, restringir las calorías o evitar ciertos alimentos entre los atracones.
Las COMPLICACIONES pueden ser frecuentes y variadas como autoestima negativa, problemas de relaciones sociales, deshidratación, arritmias cardíacas, caries dentales, ausencia o menstruaciones irregulares, problemas digestivos, ansiedad, depresión, trastornos de la personalidad, toxicomanías, ideas y riesgo de suicidio. El DIAGNÓSTICO a veces es dificultoso por el ocultismo y falta de colaboración del paciente por lo que el médico de Atención Primaria solicitará entrevistarse con los padres, profesores, pareja, amigos y demás personal cercano al enfermo. Una vez sospechado el trastorno alimentario se solicitarán las exploraciones básicas para descartar otros procesos. Será preciso también consultar si fuera necesario con Especialistas como Internistas, Endocrinos, Psiquiatras y Psicólogos.
Llegado al diagnóstico de Bulimia el TRATAMIENTO debe de ser iniciado, seguido y controlado por un Equipo Multidisciplinar. En casos severos se requerirá el ingreso hospitalario para evitar complicaciones añadidas y evaluación de la evolución del paciente.
Cobra especial importancia la Psicoterapia para apoyar psicológicamente al afectado, además de otras medidas que sería largo relatar en una columna.