www.melillahoy.es
Helal Al-Hajj, medallista de Yemen en Kung-fu
Helal Al-Hajj, medallista de Yemen en Kung-fu

El medallista yemení ahogado intentando llegar en patera quería competir en Europa

lunes 30 de septiembre de 2019, 04:06h
La muerte de Helal Al-Hajj, toda una estrella del deporte en Yemen, cuando intentaba llegar a Melilla a bordo de una patera, ha causado una verdadera conmoción en su país de origen. Este caso, al tratarse de una figura reconocida del deporte en el ámbito internacional, también ha contribuido a poner cara a un drama, el de la inmigración irregular, que casi siempre se queda en la mera cifra y no profundiza en las razones que llevan a huir a estas personas ni sus difíciles travesías en busca de un mundo mejor. El amigo de Helal Al-Hajj, que iba en la misma patera y dio la voz de alarma sobre su desaparición, ha revelado a eldiario.es que el objetivo del deportista era "trabajar y competir" en Europa.

Según explicó su compañero, en un reportaje publicado por el periódico digital, Al-Hajj había abandonado Yemen, su país, a pesar de ser cuatro veces campeón nacional de Wushu, un deporte de contacto derivado de las artes marciales. Tras ganar una medalla de bronce en los Juegos de Solidaridad Islámica en Azerbaiyán en 2017, viajó a Egipto y más tarde a Argelia, desde donde atravesó a Marruecos por la frontera de Oujda.
Permaneció un mes en Nador, pagando cinco euros cada día por una habitación de hotel, esperando el momento para atravesar la frontera con España. En ese empeño, intentó entrar a Melilla por la valla en cuatro ocasiones frustradas por la altura de la alambrada y el control fronterizo en la frontera, de acuerdo con Akram. También intentó colarse una vez por la frontera de Farjana, donde la Policía marroquí lo detuvo y lo encerró cinco horas en la comisaría. Solo le quedaba una última salida: cruzar en una embarcación. Su sueño se frustró el 16 de septiembre.

Agentes del GEAS buscaron a Helal Al-Hajj dedicando incluso parte de su tiempo libre

La búsqueda del cuerpo de Helal Al-Hajj ha sido una de las actuaciones más complicadas del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil en los últimos meses en Melilla. Varios agentes se implicaron durante tres días en un difícil dispositivo de búsqueda, con un fuerte temporal, en el que algunos de ellos incluso dedicaron parte de su tiempo libre para intentar encontrar al inmigrante desaparecido.
Fuentes cercanas al caso han explicado a MELILLA HOY que el GEAS empleó tres días desde que amanecía hasta que se ponía de nuevo el sol para buscar a Helal Al-Hajj en la zona donde su compatriota dijo que la patera los dejó, a unos 30 metros del espaldón del puerto. Una de las hipótesis que se barajan es que este inmigrante recibió un golpe de mar, debido al fuerte temporal de levante que hacía, que le llevó a impactar contra una de las rocas, o bien le hizo perder el conocimiento.
El mar siguió agitado en los días que los agentes estuvieron buscando a este joven yemení, lo que les obligó a ir buscando al tacto, palpando el fondo del mar, hasta que consiguieron dar con el cuerpo.
Esta complicada operación se une a un verano muy difícil para el GEAS, que ha tenido mucho trabajo por la mayor presión migratoria y los continuos desplazamientos a las islas Chafarinas para ir a recoger inmigrantes junto a Salvamento Marítimo.