www.melillahoy.es
Algunos padres y madres del AMPA del CEE Reina Sofía junto al presidente, Juan Casares
Algunos padres y madres del AMPA del CEE Reina Sofía junto al presidente, Juan Casares

La AMPA del CEE Reina Sofía pide la destitución de Juan Ángel Berbel por no poder arreglar el problema del transporte escolar

En Asamblea, unas 40 familias aprobaron movilizaciones y una “persecución” política para tener soluciones “de una forma digna”

miércoles 02 de octubre de 2019, 04:00h
La Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del Centro de Educación Especial (CEE) Reina Sofía pidió ayer la destitución del director provincial de Educación, Juan Ángel Berbel, por no arreglar el problema del transporte escolar, tanto el vehículo adaptado como el autocar, e impedir que multitud de pequeños no puedan ir a clase. También, le acusan de haber mentido sobre el origen del problema ya que indican que la Dirección Provincial tiene una “gran deuda” económica con las empresas que hacen el servicio. En Asamblea, el lunes aprobaron movilizaciones como una sentada a la puerta del centro y una “persecución” política para tener soluciones “de una forma digna”.
Juan Casares, presidente del AMPA del CEE Reina Sofía, explicó que el lunes en la Asamblea los más de cuarenta padres, por unanimidad, decidieron pedir la destitución del director provincial, Juan Ángel Berbel, y comenzar con movilizaciones como una sentada a las puertas del colegio y una concentración a las puertas de la Dirección Provincial.

Juan Ángel Berbel
Dejó claro que en un año y medio han intentado cooperar con las instituciones, pero ven que no va a haber servicio de transporte escolar porque en junio la empresa que realizaba los viajes se negaba a hacerlo.
“Desde entonces han tenido tiempo para tomar las medidas oportunas, organizar la compra de vehículos adaptados, pero no se ha hecho nada”, dijo.

En reunión con Berbel, indicó que se le notificó y han vuelto a encontrarse la misma situación, además “nos ha mentido porque el origen del problema es la gran deuda que tiene la Dirección Provincial con las empresas que hacen el servicio”. Por ello, piden su destitución por “su inoperancia, incompetencia”, y porque les resulta “muy perjudicial”.

Sobre cuál es la deuda, el presidente del AMPA respondió que la cantidad no la saben y no pueden contrastarlo, aunque, según la empresa llevan entre dos o tres años de deuda. Además, resaltó que saben que la empresa tiene un vehículo adaptado, “pero esta vez ha dicho que no, y el año pasado hicieron este servicio, pero sabían que no van a cobrar”.
“Para qué necesitamos un director provincial que no nos pueda solucionar los problemas, deja de ser un servidor público cuando defiende los intereses de su partido”, sostuvo.

Casares destacó que la “persecución” política va a ser “máxima” y donde haya una reunión, mitin político, se encontrarán a “unos padres reivindicando un derecho fundamental porque los políticos y las instituciones nos tratan como enemigos y se ríen de nosotros”.
“Necesitamos una solución ya porque los problemas son graves y necesitamos que se aborden de una manera digna”, dijo.

Personal no docente
El AMPA señala que en el centro cuentan con 30 docentes y una media jornada, el “grave” problema es con el personal no docente, que es “imposible de abordar”. Actualmente, explican que en 20 aulas cuentan con un orientador social, una trabajadora social, y con una única enfermera dejando claro que “no es el mismo trabajo para 20 niños que para 122”, además de que cada año hay más pequeños en el centro.

Por ello, necesitan otro profesional a tiempo completo porque la enfermera el año pasado realizó en 175 días más de mil intervenciones y “no puede cogerse ni un día de baja”. El presidente del AMPA, expuso que, hay niños que llegan al centro y hay que hacerles un “cateterismo, cuidados y medicación porque la reciben mejor en el centro que en sus propias casas”.

En cuanto a fisioterapeutas, aseguró que incumplen la ley porque por cada cinco aulas debe de tener uno y en el Reina Sofía se cuenta con dos, pero necesita dos más. Además, su “principal” reivindicación son los cuidadores porque tienen siete, pero tienen nueve asignados, con uno de baja médica desde el año pasado y otra es una liberada sindical.

A Casares le parece “inconcebible” porque cuentan con 20 aulas y “se están agarrando a un tecnicismo legal para dejarnos sin cuidadores”. En el Reina Sofia, apuntó que hay 16 niños “muy dependientes” que necesitan un cuidador y esto hace que “cuando dejamos a los niños lo hagamos con mucha intranquilidad”.

El centro, remarcó que sale adelante gracias al personal, pero necesitan doblar la cantidad de trabajadores de manera “urgente e inmediata”. Sobre el transporte, expresó que se han reunido de forma positiva con políticos, con el director provincial, Delegación del Gobierno para que se puedan solventar estos problemas, pero “el resultado ha sido cero”.
“No entendemos por qué el Gobierno socialista nos está tratando como a enemigos, como a personas que no merecemos su apoyo”, concluyó.

“Soluciones hasta hoy ninguna, todo queda en palabras”
Manuel Camacho, padre de dos niños con movilidad reducida que van al CEE Reina Sofía, explicó que todos los años tienen la misma problemática del transporte escolar adaptado y el autocar, y cree que el problema es administrativo o político, pero “la solución no quieren darla”. Afirmó que el Ministerio, Dirección Provincial, Ciudad Autónoma, saben la situación, pero “soluciones hasta hoy ninguna, todo queda en palabras”.

Este padre señaló que hay empresas intentando hacerse cargo del transporte, aunque “el problema está en que no les pagan y si no dan dinero la empresa no se hace cargo”. Asimismo, comentó que hay una empresa que les quiere ayudar, pero necesita un microbús adaptado, les habían informado de la compra para ese vehículo con datos erróneos, por lo tanto, están como al principio.

Por parte del AMPA, aseguró que se está haciendo “presión” y se ha informado a la empresa de la necesidad de ese microbús adaptado para que los niños puedan trasladarse al centro, y a partir de ahora, se está viendo si se puede solucionar.

En cuanto a las alternativas, Camacho remarcó que les han dicho de usar los taxis, pero cree que “no es viable, al final no dan ninguna solución”. Además, no entiende cómo en un colegio público de educación especial no existe una solución al transporte adaptado cuando “no debería de tener problema ya que debería de tener sus vehículos para el comienzo de las clases”.

Este padre contó que no tiene vacaciones en verano porque se ve “obligado” a cogerlas en el mes de septiembre porque sus hijos tienen que ir al colegio, tiene un vehículo para transportar dos sillas de ruedas y le resulta “imposible” disponer de una persona porque necesitaría un vehículo particular para llevar las dos sillas de ruedas y hacerse cargo.