www.melillahoy.es

La Dirección Provincial propuso matricular a ambos en el Anselmo Pardo a pesar de que no reúne las condiciones de accesibilidad

La madre de Haron Mohamed, Nora Benaisa, y el abogado Gustavo Socorro de Dougan
La madre de Haron Mohamed, Nora Benaisa, y el abogado Gustavo Socorro de Dougan

La familia de Haron Mohamed opta por la vía judicial para escolarizarle junto a su hermano en el colegio Enrique Soler

sábado 05 de octubre de 2019, 04:11h
La familia de Haron Mohamed, un niño de cuatro años que sufre espina bífida y que va en silla de ruedas, finalmente ha optado por la vía judicial en manos de Dougan Abogados porque no le han escolarizado en el Enrique Soler, colegio donde lleva estudiando su hermano desde hace cuatro años. La madre, Nora Benaisa, explicó que han mandado numerosos escritos a la Dirección Provincial con la única respuesta de matricular a ambos en el colegio Anselmo Pardo, a pesar de que no reúne las condiciones de accesibilidad ni tampoco transporte escolar. Desde el bufete dejan claro que la Junta Directiva del Enrique Soler ha manifestado su “plena predisposición” para la escolarización del menor.
Gustavo Socoro, director legal de la firma de Abogados Dougan, explicó que han presentado un escrito a la Dirección Provincial para que escolaricen a Haron Mohamed junto a su hermano en el Enrique Soler y si no se atiende a las pretensiones, aseguran que llegarán a las instancias que sean “necesarias” desde el punto de vista administrativo y por la vía judicial.

Dos hermanos separados
Contó que los padres solicitaron la escolarización del pequeño en el Enrique soler, centro al que acude su hermano mayor desde hace cuatro años, que reúne todos los requisitos de admisión necesarios, pero se le ha negado su ingreso por la enfermedad congénita que padece, espina bífida, por la que va con silla de ruedas.

Según la Dirección Provincial, expuso que, el centro educativo que debe acoger a menores con discapacidad debe ser el Anselmo Pardo, razón por la que se deniega la escolarización de Haron junto a su hermano.

Socorro indicó que a los padres les resulta “inviable” poder trasladar a los menores a dos centros diferentes en unos mismos horarios de entrada y salida. Este problema, apuntó que, iba a ser solventado por la contratación de transporte que empezaría al inicio del curso, pero no ha sido así siendo un “abandono” por parte de las Administraciones públicas.

Los padres aceptaron la escolarización de Haron en el Anselmo Pardo por las justificaciones que hizo el director provincial y su compromiso de que iba a haber transporte escolar. “Aunque este hecho perjudica a su hermano que lleva cuatro años en el Enrique Soler y está plenamente escolarizado”, sostuvo.

Transcurrido un mes del escrito que mandaron al Ministerio, remarcó que no ha entrado en funcionamiento el transporte escolar y no se sabe cuándo la hará porque no se ha efectuado la licitación pública del mismo.

También, el letrado resaltó que el Anselmo Pardo, a pesar de ser un centro adaptado para menores con discapacidad, no reúne las condiciones necesarias para que Haron pueda desenvolver con autonomía porque el menor tiene que hacer “un esfuerzo físico sobrehumano”.

La Junta Directiva del Enrique Soler ha manifestado su “plena predisposición” para la escolarización del menor, disponiendo sus instalaciones de las condiciones necesarias de accesibilidad y personal especializado para la atención de las condiciones físicas del menor.

A su parecer, la escolarización de Haron no supone “una carga” para la Administración educativa, por ello, pide acordar su escolarización y en falta de competencias, se proceda a elevar la solicitud por parte de la Dirección Provincial a la ministra de Educación o al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Por último, señaló que el centro cumple las condiciones, existe la libertad de elección de centro por parte de los padres y la no separación de los hermanos, además de que la familia está dispuesta a pagar un cuidador para atender al menor. “¿Por qué esas trabas cuando es un centro concertado?”, concluyó.

“Vamos a estar así siete años más”
La madre del menor, Nora Benaisa, aseguró que ha acudido a la vía judicial porque los escritos “no han servido de nada” y han intentado que les den una “solución positiva”, pero lo único que les han ofrecido es cambiar al mayor al Anselmo Pardo.

Sobre cómo lo hace actualmente, detalló que lleva al mayor primero al Enrique Soler y baja al pequeño, la silla de ruedas, se montan en el coche y lo lleva al Anselmo Pardo, lo deja en clase y lo mismo a la hora de la salida.

Benaisa subrayó que no es cosa de un mes, sino que van a estar así siete años y les va a pasar lo mismo cuando tengan que ir al instituto.