www.melillahoy.es
De Castro nunca ha conseguido mejorar los resultados electorales que ha obtenido como candidato desde que está en la política activa
Ampliar
De Castro nunca ha conseguido mejorar los resultados electorales que ha obtenido como candidato desde que está en la política activa

Cs Melilla evita exponer a De Castro y Villalobos en su candidatura a las elecciones del 10N

María Luisa Díaz, que fue aspirante al Senado en las generales de 2015 y 2016, releva en la candidatura al Congreso a Justo Sancho-Miñano, el cual pasará a sustituir a De Castro en el Senado, acompañado de Julia de Juan

sábado 05 de octubre de 2019, 04:05h
A diferencia de la mayoría de los partidos que concurren a las elecciones del 10 de noviembre, que han avanzado su intención de repetir las candidaturas que presentaron a las generales del 28 de abril por el poco tiempo transcurrido desde entonces, Ciudadanos Melilla (Cs) ha decidido renovar prácticamente toda su candidatura por el rechazo de Eduardo de Castro y Paula Villalobos a repetir como aspirantes al Senado. Ambos expresaron hace escasos días que no tenían intención de volver a ser candidatos por la carga de trabajo que tenían como miembros del Gobierno, aunque en realidad la decisión podría estar relacionada con el previsible descenso de votos que espera la formación naranja por una falta de confianza del electorado tras el pacto de Gobierno alcanzado con el PSOE y Coalición por Melilla.
Ante ese panorama a la baja que afronta Cs el 10N, también lastrado por la bajada electoral que pronostican todas las encuestas, el partido que lidera en Melilla Eduardo de Castro ha decidido renovar las candidaturas y mantener solo a uno de sus tres aspirantes del 28A, aunque cambiándolo de candidatura. Se trata de Justo Sancho-Miñano, que en las anteriores generales fue candidato al Congreso de los Diputados, y ahora pasará a buscar un escaño en el Senado, sustituyendo, precisamente a Eduardo de Castro. Le acompañará Julia de Juan, que releva a Paula Villalobos en la papeleta color sepia.
El lugar que Sancho-Miñano ocupaba en las anteriores elecciones generales como candidato al Congreso de los Diputados pasará a manos de María Luisa Díaz que, pese a ser poco conocida en el ámbito político de Melilla, ya es veterana en listas electorales de su partido. En concreto, ya concurrió en las elecciones generales de 2015 y 2016 como candidata al Senado, en las primeras acompañando a De Castro, y en las segundas a Luis Escobar. También fue suplente en las elecciones generales celebradas en abril.
Por lo tanto, María Luisa Díaz, Justo Sancho-Miñano y Julia de Juan conformarán la terna naranja que tendrá que afrontar el desencanto de un electorado confuso por los pasos que ha ido dando Cs tras el 26 de mayo, aliándose con partidos que no forman parte de su espectro político.

De Castro, siempre a la baja
De esta manera, Cs Melilla evita exponer directamente al escrutinio de los votantes a su líder y su mano derecha, apenas cuatro meses del pacto con PSOE y CpM, que les ha llevado a formar Gobierno con ambos partidos, incumpliendo las directrices de su dirección nacional, como confirmó el pasado jueves el presidente nacional del PP, Pablo Casado. Con esta decisión, además, Cs también esquiva una más que probable caída electoral no solo por el descontento del electorado, sino también por la tendencia a la baja que siempre ha registrado situando a De Castro como candidato.
Hay que recordar que De Castro nunca ha conseguido mejorar los resultados electorales que ha obtenido como candidato desde que está en la política activa.
De Castro se presentó por primera vez a unas elecciones como cabeza de lista de Cs a las elecciones municipales de mayo de 2015. Su partido obtuvo 2.161 votos y dos escaños, que ocuparon él mismo y María Dolores Martínez, si bien la diputada cesó cuando había transcurrido menos de un año de legislatura y su puesto pasó a ocuparlo Luis Escobar.
Cuatro años después, en las elecciones municipales de 2019, en las que De Castro también lideraba la lista electoral, Cs logró 1.897 votos, lo que supuso una pérdida de más del 12% respecto a la confianza obtenida cuatro años antes. De dos diputados, Cs pasó a tener solo uno en la Asamblea, sin posibilidad siquiera de constituir grupo parlamentario propio.
Además, en las elecciones generales celebradas en diciembre de 2015, cuando el líder de Cs fue candidato al Senado, consiguió 4.326 votos directos para él. En las de junio de 2016, apenas medio año después, Eduardo De Castro también fue candidato, esa vez al Congreso de los rDiputados, y la caída fue estrepitosa al conseguir 3.352 votos, casi mil menos en pocos meses que cuando fue candidato al Senado. En comparación con el candidato de Cs que concurrió al Congreso en las elecciones celebradas seis meses antes, Ahmed Boubnane, De Castro sacó 1.014 votos menos.
La tercera caída electoral fue en las generales de abril de 2019, de nuevo como aspirante al Senado, cuando De Castro no consiguió mejorar los datos que obtuvo en su anterior experiencia para optar al escaño en la Cámara Alta y únicamente reunió 3.550 votos, casi 800 menos que tres años y medio antes. Esta tercera pérdida de confianza electoral tuvo, además, una circunstancia muy destacada, y es que el líder del partido obtuvo 775 votos menos que su compañera de terna, Paula Villalobos, desconocida entonces en el panorama político, que se estrenó con 4.325 votos.