www.melillahoy.es
Clamoroso silencio de la delegada y el presidente tras los hechos sufridos por la COA

Clamoroso silencio de la delegada y el presidente tras los hechos sufridos por la COA

martes 08 de octubre de 2019, 01:15h
Hasta ahora los únicos que han expresado su malestar por lo sucedido son los partidos políticos, el primero el PP, le siguió Adelante Melilla y a última hora de la tarde CPM”
Sorprende el silencio que mantienen las principales autoridades de Melilla, en este caso el presidente Eduardo de Castro y de forma especial la delegada del Gobierno Sabrina Moh, de quien depende la frontera, ante los graves sucesos ocurridos con dos autobuses de la COA que regresaban desde Marruecos a Melilla y que fueron asaltados por una turba de menores extranjeros no acompañados (MENA) y jóvenes marroquíes, que pretendía acceder de este modo ilegalmente a Melilla.

Han pasado 48 horas desde que se difundiera un video que ha sido viral del sufrimiento que padecen los conductores de la COA que se dedican a llevar turistas a Marruecos, en este caso concreto había sido a los hoteles de Saidía, ante la pasividad de las fuerzas policiales marroquíes. Hasta ahora los únicos que han expresado su malestar por lo sucedido son los partidos políticos, el primero el PP, al que le siguió posteriormente Adelante Melilla y a última hora de la tarde CPM.

Una actitud que contrasta con las de las principales autoridades, que aún no han salido a condenar estos hechos que podrían haber acabado en tragedia ante una muchedumbre que estaba dispuesta a hacer lo que fuera necesario, incluso intentar meterse en los recovecos de los autobuses cuando estos estaban en marcha, con el consiguiente riesgo para sus vidas si finalmente eran alcanzados por las enormes ruedas de los autobuses.

La COA ha anunciado que solicitará a la Delegación del Gobierno una reunión para denunciar la indefensión que sufren cada vez que salen a Marruecos. El PP, a través del senador Juan José Imbroda, llega más lejos y pide una protesta diplomática ante Marruecos.

Lo que está claro es que hechos como los recogidos en el ya famoso video no pueden volver a pasar, porque están en peligro no solo los que intentan colarse, sino también quienes ocupan los autobuses de la COA a la hora de regresar hacia Melilla. No se puede volver a repetir la pasividad policial marroquí.