www.melillahoy.es
El portavoz del PP en la Asamblea, Miguel Marín
Ampliar
El portavoz del PP en la Asamblea, Miguel Marín (Foto: Guerrero)

El PP advierte de que el periodo de pago de la Ciudad a proveedores “se ha disparado”

Según Marín, ahora podría ser el doble que con el anterior Gobierno, lo que imposibilitaría hacer obras con cargo al superávit

jueves 10 de octubre de 2019, 04:09h
El PP advirtió ayer de que el periodo medio de pago a proveedores por parte de la Ciudad Autónoma de Melilla “se ha disparado” en los primeros tres meses de gestión del nuevo Gobierno, elevándolo por encima del plazo máximo de 30 días, lo que podría imposibilitar que en 2020 se puedan hacer obras con cargo a superávit.

El portavoz del PP en la Asamblea, Miguel Marín, explicó que el anterior Ejecutivo, en manos de los populares, dejó el periodo medio de pago a proveedores en menos de 27 días, por debajo de ese límite máximo establecido en la norma que permite realizar inversiones financieras sostenibles, y que en Melilla han sido posibles en los dos últimos años.
Marín señaló que su partido ha preguntado al Gobierno de Melilla cuál es el periodo medio de pago actual tras haber finalizado el tercer trimestre de este año, un dato que aseguró que conocen en la Consejería de Hacienda, Economía y Empleo pero cuyo responsable, Julio Liarte, “se ha hecho el sueco” cuando se lo han preguntado directamente. Así sucedió ayer durante la celebración del pleno ordinario de la Asamblea, en el que Liarte respondió que no se dedica a ver dicho plazo “porque no es el IBEX ni el índice Nikkei” y, además, reconoció públicamente que no sabe cómo se hace.
Marín criticó que Liarte “se ha hecho el sueco, como si no fuera con él”, si bien insistió en que el periodo medio de pago a proveedores ya se conoce en el área de Hacienda “y él debe conocerlo”, de modo que “si lo sabe, nos ha engañado, y si no lo sabe, es una muestra de lo mal gestor que es, que no conoce ni los datos de su propia consejería”.

“Puede ser el doble”
El portavoz popular afirmó que el propio Gobierno ha informado al PP de que “hay más de un millón de euros en centenares de facturas que están tramitadas” y que “se pueden pagar y no se pagan”, lo que ha dado lugar a “múltiples quejas de empresarios que dicen que no les pagan las facturas presentadas”.
Por ello, el PP sostiene que “el periodo medio de pago a día de hoy es muy superior al que permite la norma para llevar a cabo las inversiones financieras sostenibles con cargo al superávit de un ejercicio presupuestario”, al tiempo que criticó la falta de transparencia del Gobierno, pese a que los partidos que lo integran “han predicado” sobre su necesidad.
“Habrá que preguntar a Liarte por qué no paga a los proveedores y por qué se ha disparado el periodo medio de pago”, insistió Marín, que intuye que dicho plazo “puede ser muy superior a los 30 días” que establece la norma e, incluso, apuntó la posibilidad de que “pueda ser incluso el doble que los 27 días que dejó el anterior Gobierno”.
Para Marín, es evidente que “la nefasta gestión del Gobierno Castro” impedirá el próximo año poder realizar inversiones financieras sostenibles, por lo que confió en que “por el bien de Melilla y de los melillenses, este Ejecutivo desaparezca” debido a que “es un auténtico desastre de gestión” la que está llevando a cabo. “Lo mejor que le puede pasar a Melilla es que entre un nuevo Gobierno fuerte y sólido que gestione los recursos públicos de una manera eficiente y mejore las expectativas”, agregó el portavoz popular, convencido de que “la deriva a la que está llevando el Gobierno Castro la ciudad es inasumible”.

Superávit

Asimismo, Marín dejó claro que en el Pleno celebrado ayer ha quedado “demostrado de una manera clara y evidente una de las mentiras del Gobierno Castro” en los últimos meses respecto a que el anterior Ejecutivo “había dejado en la ruina y vacías las arcas públicas”, habida cuenta que “el propio consejero de Hacienda ha reconocido que el Gobierno Imbroda dejó un superávit de más de 29 millones de euros”. Eso hará posible destinar más de 10 millones de euros a nuevas infraestructuras, lo que repercutirá en la creación de puestos de trabajo.